Menú Buscar
Vista de una playa de Túnez / CG

España camina hacia un 2019 de récord turístico por la inestabilidad en Egipto y Túnez

Los atentados y las revueltas amenazan con frenar la recuperación del sector en el norte de África y llenar de nuevo los hoteles españoles

30.12.2018 00:00 h.
6 min

El 2018 termina agitado en todo el mundo, especialmente en Indonesia (erupciones volcánicas, terremotos y tsunamis), Egipto (un atentado contra un autobús turístico y la posterior ejecución de 40 presuntos terroristas) y Túnez (los chalecos rojos amenazan con una gran revuelta por la crisis política y económica de la región). En España, la situación es de inestabilidad, pero no de inseguridad como sí ocurre en sus principales rivales turísticos, por lo que el 2019 se presenta como otro buen periodo para el sector vacacional. ¿Habrá récord?

España cierra el 2018 con un ligero descenso (0,8%, unas 900.000 personas) de turistas internacionales, aunque el gasto será, a falta de datos cerrados, un 3% superior (90.000 millones), según las últimas previsiones. Atrás quedan los varios ejercicios de récord, culminados con los 82 millones de visitantes del 2017. Nunca el país había estado tan lleno. Más allá del clima, su principal valor, España se ha beneficiado en los últimos años de la inseguridad en destinos como Egipto y Túnez. Y ello puede repetirse en el nuevo ciclo de 365 días que está a punto de empezar.

Sidi Bousaid

Vistas de Sidi Bou Said, en Túnez / CG

España, país seguro para los turistas

El terrorismo yihadista hace tiempo que golpea algunos de los principales destinos turísticos. Turquía, Egipto, Túnez y Francia, víctimas del terror pero también de revueltas internas, han visto que las reservas hoteleras descendían en los últimos años mientras España se frotaba las manos. Barcelona también sufrió un atentado, en 2017, pero a ojos de los turistas el país es seguro. De hecho, ese año España registró el récord de visitantes, mientras el descenso del 2018 es insignificante, en parte por la recuperación (efímera) del norte de África.

Una imagen de las obras de la Sagrada Família / EFE

Una imagen de las obras de la Sagrada Família / EFE

En los años de mayor inestabilidad y miedo, los medios de distintos países constataron que España atraía más turistas desde los atentados yihadistas. El país era uno de los destinos favoritos de los británicos, en detrimento de las regiones africanas, más baratas pero inseguras; pero también de los ciudadanos del norte de Europa. Lo destacaban, entre otros diarios, The Guardian, L’Express, Gulf News y Daily Express, y la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Los chinos se resisten

Según la OMT, en 2016 los destinos de Oriente Medio perdieron un 4% de visitantes, mientras el turismo global subía por encima del 3%. Antes, en 2015, el descenso interanual de turistas oscilaba entre el 0,8% de Turquía (que hoy tampoco está en su mejor momento), el 5,01% de Egipto y el 25,2% de Túnez. Y este tipo de público es el que tratará de atraer la industria turística española en 2019. Pero no el único: los chinos se resisten. Solo 515.000 (el 3,7%) de los 13,6 millones de visitantes de ese país a Europa han parado en España en los últimos meses. Para convencerlos, hay que agilizar los visados, aumentar la conectividad directa e implementar medidas como el pago con el móvil, que utilizan mucho.

¿Cómo se presenta el 2019? En la línea del 2018, con buenas cifras en el ámbito global, según recoge el análisis de tendencias de IPK International. En efecto, los viajes internacionales de salida han aumentado un 6%, registrando Asia y América del Sur los mayores incrementos, cercanos al 8%. Pero Asia también lideró las llegadas, por delante de Europa y las Américas.

Malas noticias para Egipto y Túnez

Del mismo modo, el informe recoge el ligero retroceso de España y la mejoría de destinos hasta ahora rechazados, como Turquía (+30%). Igualmente, la influencia de las amenazas terroristas se ha establecido en un nivel inferior: del 41% del estudio anterior al 38%. El colmo es que, según IPK, “destinos como Egipto y Túnez, anteriormente considerados inseguros, han podido mejorar su imagen negativa”. Ello, al menos, hasta diciembre, cuando todo se ha torcido otra vez.

Las pirámides de Egipto

El viernes, Egipto lamentó un ataque contra un autobús turístico. Una explosión que segó la vida de tres vietnamitas y su guía. Como respuesta, el país ha matado a 40 presuntos terroristas. Y en Túnez han aparecido los chalecos rojos, un movimiento que insta a los ciudadanos a “sumarse y coordinarse para emprender una corriente de protesta pacífica” contra la creciente desigualdad social justo cuando se cumplen ocho años del surgimiento de la llamada Primavera Árabe. Tiempos de crisis política y económica en la región.

Crecimiento en América, Asia y Europa

Con todo, la perspectiva para 2019 es positiva en el ámbito global. Según los pronósticos de IPK, los viajes internacionales aumentarán un 6%, siendo América la zona más beneficiada (+8%), por delante de Asia (+6%) y Europa (5%). Veremos si los últimos acontecimientos en el norte de África mueven las cifras.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información