Menú Buscar

España se apresura por implementar el coche eléctrico, pero no es su momento

Los expertos señalan la importancia de alcanzar las nuevas tecnologías en la fase de la distribución y aseguran que los clientes aún piden el diésel

15.11.2017 00:00 h.
6 min
Un coche eléctrico enchufado

“La demonización del coche diésel es perjudicial para el sector”, ha asegurado el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez, quien ha explicado que, desde el punto de vista de la distribución de la automoción, “en este país [España] siempre vamos a los máximos: no vamos en bicicleta ni los fines de semana y de un día para otro queremos ir al trabajo en bicicleta”. Lo mismo ocurre con la “necesidad urgente” de querer implementar el coche eléctrico cuanto antes.

En la misma línea que la patronal de concesionarios, desde la Anfac dicen que se llegará hacia un nuevo modelo de movilidad, pero “debe ser una transición ordenada y rentable en cuanto a empleos y medioambiente”, ha destacado el vicepresidente de la asociación, Mario Armero. Las conclusiones surgen del "32 encuentro de la automoción", que se celebra en IESE este martes y miércoles.

Las cifras de la implementación del coche eléctrico no parecen alarmar al sector, que en cambio se preocupa más por la baja en las ventas o en la producción. En el mundo hay unos dos millones de vehículo enchufables: un tercio está en China, y en 2040 se espera llegar a los 600 millones. En España deberían circular 300.000 en 2020, y hasta el año pasado no se llegaba a los 7.000.  

Entrada al IESE Auto

Entrada al IESE Auto / CG

La era de la turbulencia

El encuentro de los expertos en coches tiene este año la consigna de “la era de la turbulencia”, y en sus conferencias no han faltado las referencias a las afectaciones que el sector sufre con relación a la situación política en Cataluña. Pero el debate no se ha quedado sólo en lo político sino también en lo humano.  

La distribución es, según Gerardo Pérez, la “parte humana del negocio” de la automoción, y en épocas de turbulencias, asegura que es más importante que nunca escuchar al cliente. “El debate del automóvil hoy no es real ni adecuado”, indica y explica que en Faconauto no están "de acuerdo en los plazos en los que va a ocurrir": "Pretendemos cambiar a energías alternativas, y aunque estamos de acuerdo, aún no es el momento".

Desde Faconauto insisten en que la demonización del vehículo diésel es perjudicial para el sector. Además, aseguran que hoy se fabrican coches de muy bajas emisiones y los clientes siguen interesados en ellos. El debate debe centrarse en “cómo rejuvenecer un parque español absolutamente obsoleto”, sostiene Pérez.

Clientes ‘influencers’

En cuanto a los nuevos clientes, se rigen por nuevas normas nunca vistas, tal y como aseguran desde la patronal de concesionarios, aunque tienen cubierto cómo tratar con ellos ya que, de los 35.000 puestos de trabajo creados en el sector desde la crisis, el 80% son nativos digitales. “Como el primer contacto con el producto es online, esto es algo positivo, aunque tenemos la mala suerte de que el cliente cabreado hoy puede ser un influencer y destruir un negocio”, bromea Pérez.

Entonces, antes de digitalizar el automóvil hay que digitalizar el canal de venta. Y en esto coincide el vicepresidente de CEVA Logistics, Antonio Fondevilla: “Las fronteras como tal pronto dejarán de tener la importancia que tienen hoy en día. El e-commerce no piensa dónde lo está comprando, sino que llegará en pocos días a su casa”.

Aula magna de IESE Barcelona, durante una de las conferencias del IESE Auto / CG

Aula magna de IESE Barcelona, durante una de las conferencias del IESE Auto / CG

Necesidad de conectividad

Fondevilla ha intervenido en el IESE Auto para hablar del impacto de la geopolítica en el sector del automóvil. La geopolítica, ha explicado, es cómo se va a organizar la humanidad del siglo XXI en adelante. ¿Dónde se cree que se va a producir el crecimiento? Y ha revelado que será sobre todo en Asia y África. “Es importante tener claro que la automoción se inició en el siglo XX, y ha estado marcada por la influencia de la política, sobre todo el tema territorial”, pero en este sentido asegura que el comercio online desdibuja las fronteras.

En los años 60, 73 millones de personas vivían fuera de sus fronteras, ahora son 300 millones. “El mundo conectado es el acceso a lo último que se está produciendo en cualquier parte del mundo, y vamos hacia un mundo en red donde cada vez tendremos más todo a nuestro alcance”, enseña Fondevilla, quien insiste en la importancia de la conectividad, más que en la necesidad de cada país de tener lo propio.

En cuanto a la fabricación de coches, ha explicado que “lo que mola se está produciendo en Asia, se vienen los BRICS y el MINT, y México ha superado a España en producción de vehículos en sólo cinco años”, ha advertido. 

¿Quiere hacer un comentario?