Menú Buscar
Enric Crous el día de la presentación de su campaña electoral

Enric Crous se enfrenta con empresarios a diestro y siniestro

El directivo jubilado diseña una campaña a la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona muy crítica con las empresas y sectores en los que desarrolló su vida profesional

30.04.2019 20:45 h.
3 min

Enric Crous, el candidato independentista a la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona, afronta la campaña electoral con críticas a diestro y siniestro. Contra su principal adversario, Carles Tusquets, al que acusa de estar apoyado por empresas “que ya no están en Cataluña” o contra los que tratan de evitar el voto electrónico “porque quieren que nadie vote para que no cambie nada”.

Él, que ya está jubilado, niega ser independentista: “Nunca me he posicionado políticamente”. Aunque, en realidad, por ese motivo tuvo que abandonar sus responsabilidades en Damm. Su candidatura, no obstante, deja entrever que para ganar “tendrá que pactar con la ANC, con 50-50 y con Ramon Masià”, porque en el pleno de la cámara hay 14 votos “que no se someten a votación, sino que son miembros del pleno porque pagan”. Otra alusión a las empresas que pagan los gastos de funcionamiento de la institución, tal como marcan los estatutos internos.

La Caixa está enfrente

De hecho, desde su entorno se desliza un mensaje: “Si no ganamos es porque La Caixa no quiere que ganemos, aunque en la entidad hay mucha polémica sobre el papel que La Caixa tiene que jugar”. El candidato reconoce que ha pedido una reunión con Isidro Fainé y que todavía no tiene fecha --o sea, que le ha dado largas--, aunque su entorno pone en duda que La Caixa “esté entre las empresas que tienen voto directo en el pleno, porque no tiene su sede en Cataluña como tampoco la tienen el Banco de Sabadell o Naturgy”, con cuyo presidente, Francisco Reynés, también tiene cita pendiente.

Otro personaje blanco de las críticas de Crous es Josep Sánchez Llibre, el presidente de Foment, “porque apoya a la gran empresa”. Hay que recordar que el principal apoyo de Crous es la Pimec. Foment y Pimec han presentado una lista de 12 nombres para seis puestos en el pleno de la cámara y Pimec se negó a pactar con Foment, contrariamente a como se había hecho siempre. Las elecciones empiezan el día 2 con el polémico voto electrónico y acabarán el día 8 con la votación presencial.

Crous desarrolló la mayor parte de su vida profesional en Fira de Barcelona, de donde llegó procedente de Mercabarna, y en la cervecera Damm. Su última etapa profesional tuvo que ver con Cacaolat, el proyecto que han reflotado la misma cervecera y Coca Cola.