Menú Buscar
Pantallas del Ibex en el interior de la Bolsa de Madrid / EP

El enésimo desplome del Ibex le hace coquetear con sus mínimos desde la crisis

El selectivo llegó a perder más de un 4% durante una jornada en la que los inversores ya buscaron cualquier refugio fuera de la renta variable

4 min

La Bolsa cierra su segunda semana de pesadilla a costa de la crisis del coronavirus con la sensación entre los inversores de que los desplomes comienzan a ser algo convencional. Esta vez, ni siquiera existió el consuelo de los sectores refugio. El dinero huyó directamente de la renta variable y se refugió básicamente en los bonos y en determinados commodities como el oro. El Ibex perdió un 3,54% y cerró en sus mínimos desde el verano de 2016, coqueteando de forma peligrosa con los niveles que presentaba en los últimos años de la crisis.

Al contrario de lo acontecido en sesiones anteriores, la banca no fue el principal objetivo del castigo de los inversores, aunque los valores financieros no se libraron de las pérdidas un día más. Las ventas se concentraron en acciones que, hasta la fecha, habían sufrido en menor medida el efecto del pánico por las consecuencias de la extensión del coronavirus.

El ejemplo más significativo fue Masmóvil, capaz de terminar en verde en sesiones en las que los índices cerraron con notables desplomes, y que este viernes sucumbió más de un 10%. Cerca de un 6% se dejaron Ferrovial y Acciona, que también habían capeado el temporal hasta ahora de forma más que digna.

El crudo se desploma un 8%

También sufrió un serio correctivo el sector energético, que en sesiones precedentes había actuado como refugio. Siemens Gamesa se hundió más de un 5%, en línea con el comportamiento de Enagás; Iberdrola acumuló retrocesos por encima del 4% tras marcar máximos históricos apenas hace unos días.

En la misma proporción descendió Repsol, que sí ha estado entre los más penalizados en jornadas precedentes por la fuertes caídas registradas por el precio del crudo. Este viernes no fue la excepción y menos si se tiene en cuenta que la falta de acuerdo entre la OPEP y Rusia para coordinar un recorte de la producción que frenara estos descensos provocó desplomes superiores al 8% en el precio del barril, que se situó, en el caso del Brent, por debajo de 46 dólares, en sus mínimos desde mediados de 2016.

Más de 87.000 millones de pérdidas

Mientras, el resto de los principales mercados europeos mostraron un comportamiento similar, con descensos en el entorno del 3,5%, algo más acusados en el caso de París, que se dejó algo más de un 4%. Wall Street moderaba, camino de la media sesión, las notables caídas que registró tras el toque inicial de campana y que prolongaban las que los índices reflejaron ayer al cierre de la jornada, por encima del 3%.

Desde que se inició el recorrido bajista de las bolsas por el pánico del coronavirus, el Ibex-35 ha perdido un 17% de su capitalización, cerca de 88.000 millones de euros en términos absolutos.