Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
José Bogas, consejero delegado de Endesa / ENDESA

Endesa cae más de un 4% por el recorte de retribuciones de Moncloa

El Gobierno tiene previsto aprobar este martes un anteproyecto de Ley para eliminar pagos asociados a la generación a través de plantas nucleares e hidroeléctricas y así moderar los precios

4 min

Los planes del Gobierno para acabar con las supuestas sobre retribuciones del sistema eléctrico ya tienen efecto en bolsa incluso antes de iniciar su tramitación. La principal afectada es Endesa, cuyas acciones pierden cerca de un 5% tras una hora de sesión. La compañía aún mantiene en cartera numerosas plantas nucleares e hidroeléctricas, que serán las más afectadas por la medida.

Los inversores también castigan por este motivo a Iberdrola, que se deja en torno al 2%; el impacto en la compañía que preside Ignacio Galán es menor gracias a su elevada exposición a la energía renovable, que queda al margen de una nueva medida que preparan desde el Consejo de Ministros para tratar de frenar la desbocada subida de los precios de la electricidad.

Compromiso con Unidas Podemos

A última hora del viernes, ya con los mercados bursátiles cerrados, trascendió que el Gobierno comenzará a tramitar cambios normativos para acabar con lo que el Ejecutivo considera un escenario de sobre retribución del sistema. Se trata de los pagos que las empresas generadoras reciben del Estado por la actividad de sus plantas, especialmente las nucleares e hidroeléctricas.

Ante la escalada alcista de los precios de la electricidad, que parece totalmente fuera de control, el Ejecutivo ha echado mano de uno de los puntos en los que el PSOE cimentó su alianza inicial con Unidas Podemos, plasmada posteriormente en el acuerdo para conformar el actual Gobierno de coalición: la eliminación de los denominados “beneficios caídos del cielo”.

La industria lo desmiente

Los que sostienen esta teoría consideran que los costes de las plantas nucleares e hidroeléctricas están completamente amortizados a día de hoy y que, por lo tanto, no ha lugar a que su actividad siga retribuida en parte por las arcas públicas.

Siempre que este debate se ha puesto encima de la mesa, desde el sector se ha negado tal extremo; en su opinión, a la hora de hacer los cálculos no se tienen en cuenta las cuantiosas inversiones que las compañías han tenido que realizar en estas instalaciones para su actualización y puesta al día en materia regulatoria, especialmente en cuestiones de seguridad en el caso de las plantas nucleares.

Trámite ordinario

Sea como fuere, el Gobierno inicia este martes la tramitación de un proceso que no será inmediato, toda vez que, en este caso, no se ha optado por la vía del decreto, cuya utilización masiva está despertando las críticas de la Comisión Europea, sino por la ordinaria en el Parlamento.

En cualquier caso, Moncloa cuenta con los apoyos suficientes para sacar adelante la medida, lo que ha hecho que el mercado empiece a dar por hecho que finalmente se aprobará y comenzará a aplicarse.

Mientras, el recorrido alcista de las materias primas y la cotización de los derechos de emisión de CO2 siguen ejerciendo presión en el mercado mayorista de la electricidad, que ha vuelto a registrar precios inéditamente elevados durante el fin de semana (por encima de 70 euros por megawatio/hora).