Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El cofundador de Idealista, Fernando Encinar / EP

Encinar (Idealista): “Si se ponen palos en las ruedas, el inversor no vendrá”

El jefe de Estudios del portal inmobiliario asegura que "Barcelona y Cataluña tienen más tolerancia al movimiento okupa de la que sería razonable"

4 min

La decisión del PP de llevar al Tribunal Constitucional el decreto ley de medidas urgentes en materia de vivienda que el Govern aprobó a finales de 2019 vuelve a poner de actualidad una norma que en su corta trayectoria no ha estado ausente de críticas. El sector inmobiliario alertó desde su nacimiento de que se trataba de una medida disuasoria para las inversiones ya que abona la inseguridad jurídica. Así, el jefe de Estudios del portal Idealista, Fernando Encinar, alerta de que tanto Barcelona como Cataluña “están en cuestionamiento porque los inversores internacionales no sienten que sea un terreno friendly”.

Los decretos 17/2019 y 1/2020 incumben a los “grandes tenedores de vivienda”, es decir, quienes cuenten con 15 o más inmuebles. Entre las medidas, se obliga a los propietarios a ofrecer un alquiler social a aquellos inquilinos considerados vulnerables o a quienes ocupen un domicilio durante más de seis meses. También se considerará una vivienda como “vacía” si ha estado “desocupada permanentemente, sin causa justificada, por un periodo de más de dos años".

Contracción de la oferta

Ya desde su aprobación, el sector inmobiliario clamó contra la norma al asegurar que causaría la salida de inversores y paralizaría proyectos, al tiempo que manifestaban su difícil aplicación puesto que no existe un censo de viviendas vacías en toda Cataluña. “Esta medida de la Generalitat provocará que no se desarrolle vivienda y generará especulación de precios”, relata Encinar en conversación con este medio.

“El inversor necesita un marco regulatorio claro y estable. Este hace sus números en función de un marco concreto, por lo que no gusta que cambien toda la regulación. Eso lanza un mensaje muy negativo a la comunidad internacional”, destaca. “Hay que preguntarse si la regulación que se aprobó es proinversores o antiinversores. Yo creo que es antiinversores y si se ponen palos en las ruedas, éstos no van a venir”.

"Tolerancia al movimiento okupa"

Además del cambio del tablero de juego, uno de los puntos que más han cuestionado desde el sector es la cobertura que da a la ocupación. Ya el pasado marzo, cuando la norma pasaba su último trámite en el Parlament, el presidente de la Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias (Fiabci), Ramón Riera, criticó que se propiciaba “una llamada internacional a los movimientos okupas y a las mafias”.

Es en ese punto donde Encinar se muestra más crítico: “Con la ocupación debe haber tolerancia cero, porque nunca es la fórmula. La solución no puede ser una relajación con el okupa”. Además, asegura que “Barcelona y Cataluña tienen más tolerancia al movimiento okupa de la que sería razonable”.

“Si un pequeño inversor está pensando adquirir una vivienda y poner a funcionar su dinero del banco para alquilar, es algo beneficioso para la ciudadanía. En Cataluña y Barcelona hay muchas viviendas vacías porque son inhabitables, pero si alguien invierte en ellas y las reforma para sacarles valor, está dando una segunda vida a los inmuebles y facilita una mayor oferta que acaba haciendo más asequibles los precios”, afirma el experto de Idealista.

Mossos d'Esquadra durante una intervención en un piso con okupas / EFE
LA ENCUESTA ¿Debería actuar la administración con más contundencia frente a los okupas de viviendas?
Destacadas en Business