Menú Buscar
Dinero para pagar impuestos

Empresas españolas envían uno de cada cuatro euros a paraísos fiscales

Un informe de Oxfam asegura que la inversión mundial en esos lugares se ha disparado el 45%, dinero con el que se podrían “salvar seis millones de vidas anuales”

02.11.2017 11:48 h.
4 min

La inversión internacional dirigida hacia paraísos fiscales se ha disparado entre los años 2008 y 2016 el 45%, más del doble del crecimiento de la economía mundial, según un informe de la ONG Oxfam. El escrito remarca especialmente el caso de España, donde uno de cada cuatro euros destinados a la inversión va a parar a esos territorios.

“El dinero que no ves. Paraísos fiscales y desigualdad”, analiza el desvío de fondos por parte de las grandes empresas, que deja a los países en desarrollo con 85.000 millones de euros menos en recursos. “Con este dinero, se podría dar asistencia médica básica para salvar seis millones de vidas al año, así como escolarizar a 124 millones de niños”, asegura la ONG.

Crisis de desigualdad

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) calcula que los ingresos fiscales sobre los beneficios empresariales pasaron entre 2007 y 2014 de representar el 3,6% al 2,8%, a pesar de que los beneficios de las grandes compañías se han triplicado en los últimos años.

El director general de Oxfam Intermón, José María Vera, ha denunciado el "juego perverso" que se esconde tras estos datos, según los cuales la inversión mundial crece año tras año a un ritmo mayor al que lo hace la economía productiva. Vera ha subrayado que las empresas recurren a paraísos fiscales para reducir "al mínimo" su contribución, lo que termina agravando en última instancia "la crisis de desigualdad".

Las consecuencias que tienen estas dinámicas en los países en desarrollo son todavía más graves. En el caso de América Latina, Oxfam estima que gravar las grandes fortunas permitiría sacar de la pobreza a 32 millones de personas.

España, a la cabeza

Para la ONG, España está a la cabeza de la desigualdad, en la medida en que la inversión que termina en paraísos fiscales se ha cuadruplicado entre 2015 y 2016. Esto supone que uno de cada cuatro euros va a parar a un paraíso fiscal, "por lo que el peso de la financiación del Estado recae cada vez más sobre las familias, el trabajo y el consumo", según Oxfam.

La organización señala a estos territorios opacos como una de las tres patas que lastran la recaudación, junto al fraude fiscal y la reforma del Impuesto de Sociedades. La bajada de este último gravamen habría supuesto la pérdida de 23.000 millones de euros desde 2007, a pesar de que harían falta solo 12.000 millones para pagar la renta mínima a todas las familias sin ingresos.