Menú Buscar
empresaris catalunya

Empresaris de Catalunya denuncia ante los corresponsales extranjeros el "populismo" del 'procés'

Josep Bou transmite a la prensa extranjera las graves consecuencias económicas de la secesión para Cataluña y para el resto de España

2 min

Empresaris de Catalunya ha transmitido este martes al Círculo de Corresponsales Extranjeros en España las graves consecuencias que conllevaría la secesión de Cataluña del resto de España.

En una charla-entrevista realizada en el Centro de Prensa Internacional de Madrid, el presidente de la entidad, Josep Bou, y el vicepresidente, Carlos Rivadulla, han explicado en primera persona a los representantes de la prensa extranjera la situación económica y política catalana desde el punto de vista de los contrarios al procés. Una posición que, a su juicio, está silenciada, al contrario de lo que ocurre con los partidarios de la independencia, que cuentan con el "gigantesco aparato propagandístico" de la Generalitat.

Bou y Rivadulla han aprovechado el encuentro para trasmitir un mensaje que apuesta por la estabilidad, la prosperidad, la fraternidad, la colaboración, la solidaridad y la concordia entre Cataluña y el resto de España.

El resto de España, el mejor cliente

Los principales dirigentes de Empresaris de Catalunya han recalcado que la entidad --creada en 2014 y que actualmente cuenta con 400 socios-- tiene como objetivo contrarrestar el mensaje "populista" del independentismo, que pretende transmitir una idea artificial de la realidad catalana, especialmente en el ámbito económico, y más allá del choque del procés con la democracia y con el Estado de derecho.

En este sentido, han recordado que las empresas catalanas tiene en el resto de España, con gran diferencia, a su mayor cliente y a su mejor mercado. Por ello, ha subrayado, la creación de nuevas fronteras, ya sean políticas, administrativas, legales o fiscales, supondría una grave alteración de la actual unidad de mercado y perjudicaría a las empresas y a la economía catalana. Según Empresaris de Catalunya, mientras que sumar multiplica la economía, levantar barreras sería un mal negocio que restaría riqueza y empleo.