Menú Buscar
Los empresarios que fomentan las alianzas con el resto del país, Jordi Hereu (i), Javier Faus (2i), Josep Sánchez Llibre (2d) y Virginia Guinda (d) / CG

Los empresarios catalanes sí que fomentan las alianzas con el resto del país

Foment del Treball y el Círculo de Economía establecen puentes e impulsan medidas políticas y económicas para cambiar la situación en Cataluña tras el 10N

Cristina Farrès / Manel Manchón
09.11.2019 00:00 h.
11 min

Cuando alguien deja un espacio vacío, en poco tiempo lo ocupa otro interlocutor. Es lo que ha hecho el empresariado catalán, que no puede entender cómo los responsables políticos han paralizado las propias instituciones, tanto en Barcelona como en Madrid. Foment del Treball, con Josep Sánchez Llibre a la cabeza, y el Círculo de Economía, con la junta que preside Javier Faus, han acelerado los contactos y los movimientos para romper un bloqueo que ha provocado que no haya presupuestos ni en Cataluña ni en España, ni una perspectiva, aunque sea a medio plazo, de superación del conflicto político.

El empresariado catalán, en realidad, ha tomado el mando para dejar las cosas claras. Condena sin fisuras de la violencia tras los actos que se vivieron en Barcelona y apuesta por una subida del salario mínimo. Todo ello, con una mayor conexión con sus homólogos económicos y responsables políticos del eje mediterráneo.

Sánchez Llibre y las patronales territoriales

Foment del Treball ha sido la primera en explicitar sus intenciones de tejer alianzas con el empresariado del resto del país, incluso antes del 10N, para que no existan dudas sobre la nueva estrategia de la patronal. Sánchez Llibre se plantó junto a su equipo de mayor proximidad en Madrid el pasado 30 de octubre para hacer público que empezaba a trabajar con su homóloga en la comunidad, CEIM. Prometió junto a Miguel Garrido que las compañías del territorio trabajarían de forma coordinada y “leal”, un apunte que añadió el concejal de Empresa autonómico, Manuel Giménez, y que no ha pasado desapercibido.

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre (d), el de CEIM, Miguel Garrido (i), y el concejal de Empresa de la Comunidad de Madrid, Manuel Giménez (c) / FdT
El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre (d), el de CEIM, Miguel Garrido (i), y el concejal de Empresa de la Comunidad de Madrid, Manuel Giménez (c) / FdT

Esta es la base de la colaboración que la patronal catalana asegura que mantendrá con el resto de organizaciones comunitarias. Así lo explicó a la junta directiva que se celebró el lunes pasado. El presidente indicó que a lo largo de los próximos meses cerrará un calendario de reuniones para replicar el pacto con CEIM y con otras instituciones, y dejó claro que los encuentro no se limitarán a una fotografía. 

Cooperación empresarial

Sánchez Llibre, que tiene a David Tornos y Virginia Guinda como manos derechas en la patronal, reconoce que el bloqueo político se ha mimetizado, y mantiene que la mejor forma de superarlo es la colaboración directa entre empresarios. Así que plantea sesiones de trabajo conjuntas, tanto para fomentar que las compañías puedan estudiar las sinergias que pueden llegar a establecer como para abordar los retos del futuro.

Parte de la base de que todos los privados sufren y sufrirán por los mismos retos en el corto y el medio plazo. Desde una fiscalidad que consideran que no es proporcional o el alto coste energético del país hasta la competencia internacional cada vez más feroz (agravada por la batalla comercial) y la necesidad de adaptarse a los cambios tecnológicos. Todo ello, en el inicio de una etapa de desaceleración mundial que complica aún más la actividad económica.

Los movimientos del Círculo

El Círculo de Economía, que ha acometido una renovación interna notable con la presidencia del empresario y abogado Javier Faus, mantiene su especial papel en el mundo económico y político catalán. Faus se ha entrevistado ya --tras acceder al cargo el pasado mes de julio-- con los distintos responsables políticos, como la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, o el presidente de la Generalitat, Quim Torra. Pero ha abierto otros marcos de diálogo. Mantuvo una reunión con el lehendakari Iñigo Urkullu, que pronunciará una conferencia en el Círculo de Economía en las próximas semanas --todavía sin concretar--, y fue recibido esta semana por el presidente valenciano, Ximo Puig, en la Generalitat valenciana.

El presidente del Círculo de Economía, Javier Faus, y el presidente valenciano, Ximo Puig, en la Generalitat valenciana / CdE
El presidente del Círculo de Economía, Javier Faus, y el presidente valenciano, Ximo Puig, en la Generalitat valenciana / CdE

La voluntad es la de establecer complicidades y un diagnóstico común sobre lo que precisa la economía catalana en los próximos años. El objetivo es que Barcelona sea considerada como una segunda capital española, con un nuevo reparto del poder territorial, en el que Madrid no sea el único objeto de deseo de las inversiones internacionales o de los proyectos económicos del Estado. En eso, Javier Faus cuenta con el apoyo de su Junta, con nombres como Jordi Gual, Jaume Guardiola, Luca de Meo o Jordi Hereu. El exalcalde de Barcelona es un miembro de la Junta especialmente valioso para el Círculo con un propósito muy claro: “reforzar la idea de la colaboración público-privada que tantos beneficios ha dado a Barcelona, y que es una seña de identidad”, señalan fuentes del Círculo. Eso implica que se estrecharán lazos con el mundo empresarial y con los nuevos proyectos en el ámbito tecnológico para que Barcelona lidere la “nueva economía”.

Sin renunciar al cambio político

El Círculo de Economía tiene una vertiente intelectual que ha sido una de sus principales características. En ese terreno, el lobby empresarial ha puesto a trabajar a dos puntales, Jordi Amat y José María Lassalle, para incidir en el gran problema en el problema del encaje de Cataluña en España. Con paciencia, pero “con persistencia”, el Círculo quiere que se pueda hablar de ello en cuanto haya un nuevo Gobierno en España, y cuando también se clarifique el panorama político en Cataluña. Hay fórmulas que constataron y debatieron las anteriores juntas del lobby empresarial que la nueva dirección quiere recuperar y ampliar, sobre el autogobierno de Cataluña y el modelo de financiación. Y esa relación con el Gobierno valenciano y con el Gobierno vasco va en esa dirección, para reformar el actual equilibrio de poder territorial en España.

Tanto Faus como Sánchez Llibre se han dirigido al presidente de la Generalitat, Quim Torra. El presidente de Foment le pidió, en una reunión de todo el mundo empresarial, que liderara una posible reacción para que Cataluña no pierda peso económico. Pero viendo que Torra no ha prestado mucha atención, Sánchez Llibre se reunió la pasada semana con el presidente catalán para hacerle entender que las cosas se pueden poner feas si de desatiende la economía.

Javier Faus, presidente del Círculo de Economía, junto al presidente Quim Torra y otros miembros del lobby empresarial en el Palau de la Generalitat / Jordi Bedmar
Javier Faus, presidente del Círculo de Economía, junto al presidente Quim Torra y otros miembros del lobby empresarial en el Palau de la Generalitat / Jordi Bedmar

Las juntas de las dos entidades, Círculo de Economía y Foment del Treball, lideran en estos momentos esos movimientos empresariales, con una máxima: el rechazo a la resignación, al hecho de que no se puedan generar cambios que dinamicen tanto la economía como las reformas políticas. Eso es especialmente una labor que quiere liderar el Círculo de Economía, que siempre ha trabajado en dos direcciones: reformas políticas y reformas económicas, mirando a la realidad del entorno europeo, desde su fundación en los años 50 del pasado siglo. 

Las alianzas territoriales de Pimec

Pimec también se ha puesto manos a la obra en tejer alianzas con el resto de empresarios de España. La patronal capitaneada por Josep González y Antonio Cañete es quizá la organización que lo promueve con una menor intención de superar el bloqueo político, aunque sí actúa en esta línea ante cuestiones como la lucha contra la morosidad, que ha convertido como una de las reivindicaciones bandera de la institución empresarial.

El secretario general de Pimec, Antoni Cañete (i), junto al presidente de Autónomos, Miquel Camps (c), y el líder de la patronal que habla del SMI, Josep González (d) / CG
El secretario general de Pimec, Antoni Cañete (i), junto al presidente de Autónomos, Miquel Camps (c), y el líder de la patronal Josep González (d) / CG

El trabajo autonómico que ha emprendido desde hace meses es el necesario para llevar a buen término el proyecto llamado Plataforma de Pymes, presidida por el aragonés José Luis Roca. Pimec aspira a que esta entidad se convierta en una nueva patronal para las pequeñas y medianas empresas de España al margen de Cepyme. González alcanzó un pacto con Foment del Treball para enterrar el hacha de guerra en materia de representatividad pública, pero no ha hecho lo propio con CEOE. Mantiene su tesis de que no puede ser la voz de todos los empresarios, por lo que busca un nuevo interlocutor en el país.

El fin que persigue es más en clave patronal, pero sí lleva a que los ejecutivos catalanes dialoguen y trabajen con el resto del empresarios del país.