Menú Buscar
Un atasco en una carretera periurbana en España / EFE

La UE pacta reducir un 35% las emisiones contaminantes de coches en 2030

Los ministros de Medio Ambiente de los veintiocho fijan una meta intermedia del 15% de cara a 2025 según los parámetros que se consigan en tres años

10.10.2018 08:50 h.
5 min

Los ministros de Medio Ambiente de los 28 estados miembros de la Unión Europea (UE) pactaron ayer una reducción del 35% de las emisiones contaminantes de coches de cara a 2030. Tras catorce horas de negociación, los veintiocho fijaron también una meta intermedia de recorte de gases de escape del 15% para 2025, que se calculará según los parámetros a los que se llegue en 2021.

El Consejo de la Unión Europea pacto además otra posición común, ésta relativa a las furgonetas, en la que establece que las empresas automotrices deberán reducir las emisiones tóxicas en las furgonetas un 15% hasta 2025. La meta final es un descenso del 30% hasta 2030. Ambos porcentajes se revisarán en 2023.

Pese al acuerdo logrado en Luxemburgo ayer, estos límites podrían variar. Deberán ahora presentarse ante el Parlamento Europeo, que fijó una postura propia, con una petición a la industria automovilística del recorte de la emisión del 40% de los gases a la atmósfera en la próxima década. Las negociaciones con la eurocámara comenzarán este mismo miércoles.

España inclina la balanza

La posición comunitaria sobre las emisiones contaminantes de los vehículos, que la industria del automóvil está siguiendo muy de cerca por sus evidentes repercusiones sobre la producción, es un punto intermedio sobre las posturas que mantenían los distintos estados miembros. Alemania y los países del este de Europa apostaban por mantener un máximo de reducción de gases del 30%. Por su parte, otro grupo de 19 países, que encabezaban Francia, Italia o los países escandinavos, abogaba por recortar las partículas que lanzan los coches a la atmósfera hasta un 40%. La cifra final del 35% se considera un consenso entre ambas opiniones.

Pese a que los países más duros con el recorte de los gases tóxicos eran mayoría, no sumaban el porcentaje suficiente de población para imponer la postura, por lo que tuvieron que relajar sus postulados. En el caso de España, la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, defendió la posición intermedia de un recorte del 35%. Si el estado miembro hubiese negociado al alza, se hubiera impuesto la tesis de los países con una posición más verde con respecto al automóvil.

Cabe recordar que España es el segundo mayor fabricante de automóviles de la UE. El sector copa el 10% del producto interior bruto (PIB) nacional.

Puestos de trabajo en peligro

En este sentido, es preciso destacar que las reducciones de gases vehiculares de los coches que funcionan con combustibles hidrocarburos tendrá un impacto directo sobre la industria automovilística en términos de empleo. Se calcula que una reducción del 30% para 2030 significará la pérdida de de 10.000 puestos de trabajo. Un recorte del 40% de las emisiones hubiera conllevado un hachazo de otros 2.000 empleos en toda Europa. No obstante, el escenario del 35% de reducción no está aún estudiado.

Tras el acuerdo alcanzado ayer, la ministra de Transición Ecológica manifestó que el principio de pacto es "una oportunidad para la innovación y la competitividad de la industria del automóvil en España". La responsable de Medio Ambiente agregó que la entente, que se comenzará a debatir a partir de hoy con el Europarlamento, permitirá al sector automotriz nacional "visibilizar cómo se anticipa y se prepara para innovar y realizar la necesaria transición hacia una movilidad limpia y respetuosa con el medio ambiente y la salud".

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información