Menú Buscar
El rey Felipe VI (derecha) y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (izquierda), en un acto en Cataluña / EFE

El Rey apremia a “trabajar todos juntos con la meta del bien común” en el MWC

La cena de gala del inicio de la feria del móvil más importante del mundo se convierte en el primer encuentro entre el monarca y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont

4 min

La cena de gala que marca el inicio del Mobile World Congress (MWC) se convirtió este domingo en el telón de fondo del primer encuentro entre el Rey Felipe VI y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. El inicio de la desconexión con España estuvo presente, pero todos los presentes siguieron el protocolo a rajatabla y los mensajes, entre líneas, se mandaron en los discursos.

El del Rey fue que “trabajar todos juntos con la meta del bien común” es el “camino para la prosperidad de todos”. Indicó que el principal ejemplo de ellos son los 11 años consecutivos en los que Barcelona ha acogido la feria del móvil más importante del mundo y se haya convertido en la capital mundial de la tecnología, la Mobile World Capital Barcelona. Según el monarca, se ha conseguido gracias al “compromiso entre las diferentes administraciones, que genera el progreso colectivo y, para las grandes cosas, atiende mejor el interés general de todos los ciudadanos”.

Mezcla de catalán, español e inglés

En un discurso en el que ha mezclado catalán, español e inglés (con una gran fluidez en este último), indicó que aún hay retos tecnológicos que se deben superar y que se abordarán, entre otras cuestiones, en la feria, pero que requieren trabajar en “comunidad y cooperación”.

Puigdemont había hablado antes, también mezclando los tres idiomas. Para su reivindicación, hizo un paralelismo con las dificultades que ha vivido el Gran Teatro del Liceu, donde se celebró la cena, y consiguió superar (el incendio y el envite de la crisis) “Ha tenido que superar tiempos duros, pero ha salido reforzado y renovado”, relató. El gran objetivo que expuso el presidente fue que Cataluña se convirtiese en el "Silicon Valley del sur de Europa". 

Soria y Colau

El ministro de Industria en funciones, José Manuel Soria, también recordó que celebrar una edición más del MWC en Barcelona significa una “historia de éxito” si “se mira atrás 10 años”. En línea con las palabras del Rey, indicó que si se quiere mantener el triunfo en este campo “debemos continuar juntos del mismo modo que hemos hecho durante años”. Incluso hizo referencias a que la colaboración entre el Gobierno central, el catalán, el Ayuntamiento y Fira Barcelona consiguió el verano pasado mantener el congreso del móvil en la ciudad hasta 2023.

La alcaldesa, Ada Colau, se estrenaba en el evento. El mismo que miró con recelo durante la campaña electoral y que este domingo ha reivindicado por las oportunidades en el plano económico e industrial que ofrece a Barcelona. Eso sí, dejó claro en su discurso íntegramente en inglés (con menos fluidez que el resto de personalidades que hablaron) que es una “responsabilidad compartida poner la tecnología al servicio de la ciudadanía”.

Huelga de metro

También pidió perdón por las “incomodidades” que propiciará la huelga de metro del lunes y el miércoles en la capital catalana y defendió que el Ayuntamiento y TMB hicieron todo lo posible para evitar la protesta de los trabajadores.

La cena transcurrió con la formalidad habitual. Felipe VI había saludado antes a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, a la quien se negó a recibir en Zarzuela tras el inicio de la legislatura independentista en Cataluña; igual que al consejero de Asuntos Exteriores, Raül Romeva. En el pasillo de saludos iniciales también estuvo presente el presidente del consejo de administración de Fira Barcelona, Josep Lluís Bonet, un empresario que se ha opuesto abiertamente al procés, el consejero delegado de la asociación que engloba a la industria del móvil y organiza el MWC, John Hoffman de GSMA, y el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, entre otras personalidades.