Menú Buscar
La emprendedora norteamericana Limor Fried es una ejemplo para las españolas / CG

El nuevo modelo de mujeres emprendedoras

Patricia Araque promociona una fórmula de 'startup' que huye del crecimiento rápido y del capital riesgo

Jorge de Lorenzo
4 min

En España, las mujeres se han visto obligadas a emprender por la discriminación del mercado laboral. La española Patricia Araque lidera Ellas², una  startup cuyo objetivo es explorar nuevos modelos de empresa digital a través de las cuales las mujeres transformen ideas innovadoras en proyectos sostenibles y autofinanciados que les permitan vivir una existencia equilibrada, lejos de ritmos frenéticos y poco humanos que convierten el emprendimiento en una opción profesional muy hostil. 

Para asesorar a 60 mujeres a desarrollar y lanzar sus negocios online, explorando nuevas líneas de negocio y fuentes de ingresos a través del modelo slow startup, Ellas² cuenta con el apoyo de la embajada de EEUU y la financiación de los fondos del Departamento de Estado.

El capital riesgo no es la única opción

Patricia Araque, que lleva más de diez años al frente de sus propios proyectos, señala que la industria de capital riesgo no es la única opción para construir un negocio tecnológico sólido, grande y rentable. “En el ámbito de la economía digital se impone el modelo de crecer muy rápido y de vender muy rápido y pronto con el apoyo del capital riesgo. Este modelo es muy tóxico para muchas emprendedoras”, declara a Crónica Global.

Tiene muy claro, junto a su equipo, que solo entran en negocios que solucionan un problema real desde el principio y que sean fuente de sostenibilidad.

Su modelo de emprendimiento huye de los pelotazos que enriquecen a contados emprendedores y que tanto airean los medios de comunicación. “Los proyectos hay que hacerlos despacio, sin acelerar los procesos empresariales. Estamos aquí para solucionar un problema al cliente”, señala, consciente de que hay que poner el foco en generar valor a la comunidad.

Al margen de las decisiones políticas

 “Muchas mujeres de talento tienen la sensación de pérdida de control del negocio que idearon, de que se aleja de su proyecto inicial. Están atenazadas por la desinformación y el miedo y presionadas por la máxima de que si no lo hacen así no van a triunfar”, reflexiona Patricia Araque.

Desde sus orígenes como emprendedora optó por mantenerse al margen de las decisiones políticas y de la legislación que emana de la Administración central y de las autonómicas. Es socia fundadora de El Puente, otro de sus proyectos que impulsa una escuela de programadoras y talleres y aulas digitales. Renfe y Mahou están entre sus patrocinadores.

El movimiento ‘Slow Startup’

Esta emprendedora se muestra crítica con la la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial (Ley de Emprendimiento), porque no ataca la base del problema. También es partidaria de que la banca tradicional no tenga un papel tan protagonista en el desarrollo de los emprendedores.

“Llevo tiempo compartiendo reflexiones con gente a la que respeto muchísimo dentro del emprendimiento y el mundo de la tecnología sobre la necesidad de otros modelos de startups menos frenéticos y más humanos. Y entonces, por pura serendipia, en medio de unos de esos momentos, me topé con el movimiento Slow Startup. Es una evolución natural del Slow Movement y busca aplicar los principios de esta comunidad global a un nuevo y evolucionado modelo de emprendimiento y empresa”, escribe Patricia Araque en su blog.