Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, en una intervención en un acto de partido / CG

El inmobiliario avala la compra de pisos de alquiler de Colau en Ciutat Vella

El sector ve bien operaciones como las de la calle Lancaster de Barcelona siempre que sean "planificadas y al precio justo"

5 min

El sector inmobiliario avala la compra de pisos de alquiler del Ayuntamiento de Barcelona, que comanda Ada Colau. La industria de la intermediación ve "bien" adquisiciones como la que se ha conocido hoy de tres inmuebles de la calle Lancaster de Barcelona para arrendamiento social siempre que sean "planificadas y a un precio justo".

El lunes, el gobierno municipal de BComú y PSC anunció que adquiría tres inmuebles en la vía de Ciutat Vella para "evitar la expulsión de los vecinos". Aunque novedosa, la medida es uno de los cuatro ejes del Plan para el Derecho a la Vivienda 2016-2025 [consultar aquí], presentado en octubre de 2016 y ratificado por el plenario en enero de este año.

Que la corporación municipal compre ladrillo no sienta mal al sector, que rechaza que la medida sea intervencionista siempre que no sea "al por mayor y sin planificar".

"Suple la falta de oferta"

Una de las que lo ve así es Montserrat Junyent, presidenta de la patronal Fadei (Federación de Asociaciones de Empresarios Inmobiliarios). La directiva cree que operaciones como la de Lancaster "pueden suplir la falta de oferta de alquiler social".

Según ella, la intervención "es acertada siempre que no sea masiva y no suponga un derroche de dinero público". Bajo su punto de vista, comprar vivienda "tiene que ser algo planificado en una estrategia municipal de mucho mayor alcance".

¿No distorsiona esa política el mercado? "Entiendo que no. Alcanza a un sector que difícilmente tiene rentas que le sirvan para un alquiler o una compra", valora.

"No le veo ningún problema"

Otro de los directivos del sector que ve positiva la medida es Luis Pérez, director general de Don Piso. "No le veo ningún problema. Si se trata de inmuebles degradados que puede recuperar el ayuntamiento, me parece bien", admite.

"Se trata de lidiar con una escasez de activos en el mercado. Barcelona tiene un problema con el alquiler: hay más demanda que oferta. Todo lo que sea cubrir ese gap, desde la intervención pública hasta nuevas promociones privadas, es un buen paso", añade Pérez.

El director de la conocida firma de intermediación da otra idea al equipo de Ada Colau. "Recuperar locales comerciales. Los hay a centenares en los barrios. No se trata de repuntar rentabilidades para el propietario, sino de incluirlos en el circuito del arrendamiento para aliviar la presión sobre la oferta", prescribe.

"Pagó sobre precio de mercado"

Una opinión más matizada aporta Daniel Leiva, socio fundador de MK Premium. El fondo tiene en cartera uno de los activos que el ayuntamiento anunció que también quería adquirir: Lancaster número 13.  "Primero: que quede claro que nunca nos enviaron una oferta formal", señala el directivo.

"La compra es parte de una estrategia del ayuntamiento que no valoraremos. Lo que sí está claro es que esos tres inmuebles --propiedad de la familia de letrados Suils-- valen poco más de 3,5 millones de euros. Hace dos años aterrizaron en el mercado por cuatro. Colau los compra ahora por 5,6 millones. ¿Ya saben lo que hacen con el dinero público?", inquiere.

"Los activos adquiridos presentan algunos pisos con problemas de tráfico de droga y sobreocupación. El ayuntamiento deberá saber que tendrá que lidiar con estos problemas si, como dice, quiere incluir los bloques en la bolsa de alquiler municipal".

MK continuará desarrollando su plan de negocio con el número 13 de la vía, que el gobierno municipal ve "zona sensible". ¿Cómo lo hará? "Esperando a que al actual inquilino, el último que queda, le venza el contrato. Aunque si continúa impagando la renta, como ha hecho hasta ahora, es posible que el juez termine el acuerdo", avisa el despacho.

Destacadas en Business