Menú Buscar
El Ibex ha perdido el jueves la barrera de los 7.900 puntos.

El Ibex 35 se desploma arrastrado por la caída de las bolsas europeas

El precio del petróleo, el repunte del euro y el temor a una recesión fuerzan al selectivo español por debajo de los 7.900 puntos

Redacción
2 min

El Ibex 35 se ha desplomado un 3,27% el jueves arrastrado por las caídas en las bolsas europeas. Los mercados han acusado una tendencia bajista debido a una nueva caída del precio del barril de referencia Brent, que el miércoles cerró en los 30,41 dólares, el miedo a una recesión y la incertidumbre sobre la reacción de la Reserva Federal de EEUU, que amenaza con retrasar una subida de tipos de interés.

El selectivo español ha perdido de nuevo la barrera de los 7.900 puntos, tras una recuperación parcial de la confianza de los inversores. Entre los valores más depreciados se encuentran Mapfre (-4,50%), que el miércoles admitió una mengua del beneficio neto, y ArcelorMittal, cuyos títulos han perdido un 7% en la Bolsa de Madrid.

Nubarrones sobre Europa

En el resto de mercados europeos, los valores también han sufrido fuertes penalizaciones. El FTSE 100, índice de referencia en la Bolsa de Londres, ha cedido el 2,50%, acercándose a la barrera psicológica de los 5.500 puntos. Por su parte, el revés también ha sido notable en el CAC 40, el valor que referencia en Francia. El selectivo galo ha perdido casi tres puntos porcentuales, cediendo los 4.000 puntos.

El DAX alemán también ha sido víctima del pesimismo de los inversores, y ha caído un 2,91%, situándose sobre bajo el umbral de los 8.000 puntos.

Turbulencias

Los vaivenes en los mercados mundiales llegan un día después de la comparecencia de Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de EEUU. La directiva manifestó que las "turbulencias" que azotan la economía mundial pueden frenar el crecimiento de la economía estadounidense. En este sentido, Yellen rechazó un alza inmediata y drástica de tipos para encarecer el precio del dinero. "Si se acomete, será gradual", avisó.

Su prudencia ha desatado temores sobre la verdadera profundidad de las turbulencias actuales.