Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno en funciones.

El Gobierno garantiza las ventajas fiscales a la fundación del Mobile World Capital Barcelona

El Consejo de Ministros actualiza el convenio que reconoce el excepcional interés público del acontecimiento que estaba frenado por un error administrativo de los gestores

3 min

El Consejo de Ministros ha ratificado finalmente este viernes el respiro económico que requería la fundación de la Mobile World Capital Barcelona (MWCB) para cumplir con el presupuesto previsto este ejercicio e ingresar 20,6 millones de euros, el 16% más que en 2015. El gobierno reconoce que la actividad que impulsa se trata de un acontecimiento de excepcional interés público, por lo que sus patrocinadores podrán recibir destacados beneficios fiscales.

El secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo-Sotelo, manifestó el pasado lunes en un acto de la MWCB que la ratificación del convenio por parte del Estado era cuestión de días. Algo que, finalmente, se ha cumplido. La vicepresidenta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, manifestó en la rueda de prensa tras la reunión de los ministros que los eventos que impulsa la capitalidad del móvil refuerzan de forma destacada la Marca España a nivel internacional.

Primera ventaja fiscal en 2012

La fundación se benefició por primera vez del mejor trato fiscal en 2012, cuándo la ciudad se convirtió en el centro mundial de la industria móvil. La voluntad política de prolongar el reconocimiento de excepcional interés público siguió en firme en los ejercicios siguientes, incluso estaba contabilizado en los presupuestos de la fundación MWCB. El problema es que el reconocimiento no se renueva de forma automática, los gestores lo deben pedir y no se hizo lo propio para recibir ventajas fiscales en 2015.

El problema administrativo del consorcio propició que los ingresos del año pasado cayeran. Tal y como avanzó Crónica Global, el presupuesto de la organización estimaba una facturación de más de 18,7 millones de euros mientras que la previsión de cierre del ejercicio se quedó a 1,19 millones de alcanzar esa cifra (17,5 millones). La fundación perdió el 11% de los ingresos por donaciones y se vio forzada a recortar gastos para compensar la contabilidad.

2016, un año optimista

Al final, la fundación cerró el ejercicio de forma provisional con unas pérdidas mínimas de 47.000 euros gracias, básicamente, a los buenos resultados del 4YFN, la feria de emprendedores que se celebra de forma paralela en el Mobile World Congress (MWC).

El beneficio en este ámbito se espera mayor en el congreso que empieza el próximo lunes. Se ha crecido en espacio y expositores, por lo que también se prevé un mejor retorno de los asistentes. Si se le suman el resto de proyectos que se impulsan desde la fundación, como la firma de venture capital o el impulso de proyectos para llevar la innovación a ámbitos como la sanidad o el transporte, y las mayores donaciones que se captarán gracias a las ventajas fiscales se mira el ejercicio que acaba de empezar de forma optimista.