Menú Buscar
Un anuncio de Naf Naf y una tienda de André, dos de las marcas más conocidas de Vivarte / FOTOMONTAJE DE CG

El gigante de la moda francés Vivarte se descompone

El dueño de Naf Naf, André, Caroll o Kookaï, entre otras, empieza a vender marcas para pagar una deuda de 1.3oo millones

3 min

El grupo Vivarte, gigante de la moda francés, ha confirmado este martes que pone a la venta las marcas más fuertes que están bajo su control para cubrir un agujero de más de 1.300 millones. El grupo galo ha anunciado a sus trabajadores que vende la zapatería André y que cerrará 147 centros comerciales de La Halle, de los más pijos del país.

La plantilla especula con la venta de la firma más internacional, Naf Naf. Se espera que se confirme la operación en las próximas horas.

Impulso a las desinversiones anunciadas

Solo con la primera operación, se verán afectados 750 trabajadores de André en Francia. El secretismo con el que la dirección de Vivart, encabezada desde octubre por Patrick Puy, lleva la operación propicia que ni los propios sindicatos sepan cuál será el plan exacto de sus dueños. Y se debe tener en cuenta que los representantes de los trabajadores tienen mucho poder en el país.

Fundada en 1896, los problemas económicos también propician un impulso a la colocación de las marcas Kookaï, Chevingnon y Pataugas. El proceso se decidió el año pasado y por el momento no ha despertado el apetito inversor.

Problemas con las marcas

El sector reconoce que el principal problema de Vivarte es que se ha quedado en tierra de nadie en el actual mercado de la moda. Las marcas que controla no son de lujo pero los precios no pueden competir con los principales nombres del denominado fast fashion. Gigantes como Inditex o H&M.

La corporación sueca, además, le ha puesto las cosas difíciles al entrar en su segmento de mercado con enseñas como COS o & Other Stories. Con precios más altos y con mayor diseño, estas firmas han conquistado al gran público. H&M incluso ha abierto tiendas propias en localizaciones tan exclusivas como Rue Saint Honoré de París --o Paseo de Gràcia de Barcelona--, con el impulso para la marca que ello comporta.

Reestructuración de la deuda

Ha coincidido con la necesidad de reestructurar la deuda, a la que no puede hacer frente. Los problemas económicos del grupo se arrastran desde 2007, cuando PAI Partners vendió su participación. Ha recibido ayudas públicas y ha negociado con los fondos oportunistas Oaktree, Alcentra, Babson y GLG cómo cancelar parte del pasivo a cambio de incrementar su participación. El acuerdo no llegó a buen puerto.

Se espera que los ingresos extraordinarios derivados de la operación den oxígeno económico al grupo.