Menú Buscar
La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Cristine Lagarde.

El FMI recorta la previsión de crecimiento de España por el 'Brexit'

El organismo cree que la economía nacional se expandirá al 2,1% en 2017, dos décimas menos de lo anunciado

Redacción
2 min

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha recortado la previsión del crecimiento económico de España por culpa del Brexit. El organismo internacional ha revisado la perspectiva de expansión de la economía nacional al 2,1%, dos décimas menos de lo inicialmente previsto (2,3%). El Fondo explica el ajuste a la baja por las incertidumbres económicas y políticas que crea en los países desarrollados la futura salida del Reino Unido de la UE.

En su informe Perspectivas Económicas Mundiales, la institución liderada por Christine Lagarde confirma que el impacto de la decisión tomada por los británicos en referéndum el pasado 23 de junio se "concentrará" en las economías avanzadas de Europa. Por contra, el resultado de la votación será menos dañino en el resto de países desarrollados, incluidos EEUU y China.

Segunda revisión

La corrección de la perspectiva de crecimiento de la economía por parte del FMI es la segunda que lleva a cabo en pocos meses, tras rebajar la estimación del 2,7% al 2,6% en abril.

Con lo que respecta al ejercicio en curso, la institución internacional no varía su previsión, y mantiene la expectativa de expansión económica en España al 2,6%.

Los dos guarismos distan de la previsión oficial del Gobierno, que sitúa el avance del Producto Interior Bruto (PIB) en el 2,7% este año, y en el 2,4% el próximo ejercicio.

Eurozona

En el conjunto de la zona euro, el FMI cree que los países crecerán al 1,4% en 2016, una décima al alza respecto a la estimación anterior. El organismo lo atribuye al fuerte avance de la economía durante el primer trimestre ( 2,2%), superior a lo esperado.

Para el próximo año, la institución que dirige Christine Lagarde ha rebajado la estimación al 1,4%, dos décimas menos que en abril, ya que espera que consumidores y empresas se sumen a la incertidumbre por el Brexit y las posibles tensiones bancarias.