Menú Buscar
La falta de nieve ha torpedeado la temporada en algunas estaciones, como Vall de Núria (en la imagen).

El esquí catalán acaba la temporada asfixiado por la falta de nieve

El mal tiempo en la costa da oxígeno a las estaciones, que cierran la campaña con graves problemas en las pistas

Redacción
3 min

A falta de cerrar cifras, el esquí catalán ha salvado la temporada a duras penas. Las estaciones del Pirineo catalán han arrojado ocupaciones cercanas al 85% por las nevadas de última hora y la débil competencia de los destinos de playa, que han pagado la mala climatología. No obstante, la falta de nieve ha frustrado la campaña invernal en algunas estaciones, sobre todo las más cercanas a Barcelona. 

La mayor estación de España, Baqueira Beret (Valle de Arán) cerrará el próximo domingo con más de dos metros de nieve y casi 120 kilómetros de dominio esquiable, de los 155 que tiene la estación. Este complejo, junto a las estaciones leridanas de Espot y Port Ainé --que iniciaron la campaña con graves problemas-- y Tavascán, han arrojado una ocupación hotelera conjunta del 85%, según el Patronato de Turismo de Lleida.

Las dos primeras echarán el cierre el domingo 10 de abril, mientras que Tavascán ya ha dado por concluida una temporada que tilda de "muy positiva", con cifras unos 15.000 visitantes totales y sólo 4 días fuera de operación.

Más justo

Las estaciones de Girona han generado una movilidad de visitantes menor. La ocupación hotelera y de apartamentos se ha situado en torno al 70%. La cifra ha repuntado ligeramente por las nevadas anteriores a Semana Santa y a un calendario desfavorable para los destinos de playa.

La estación de La Masella (foto adjunta) ha informado de que se ha anotado más de 55.000 esquiadores desde el pasado 19 de marzo. "Nuestro objetivo es mantener abierta la estación siempre que el tiempo lo permita, alargando la temporada", ha agregado el resort en un comunicado.

Image and video hosting by TinyPic

En la vecina La Molina, que también sufrió falta de nieve al inicio de la campaña, los problemas han persistido. Los estación tiene abiertas el 68% de las pistas esquiables, y las quejas sobre la calidad de la nieve, de sólo 20 centímetros de grosos en algunos tramos, se han redoblado.

Crisis en Barcelona

Dos de las estaciones más cercanas a Barcelona, la privada Port del Compte y la pública Vall de Núria --propiedad de Ferrocarrils de la Generalitat de Cataluña (FGC)--, se han llevado la peor parte. Los dos resorts de nieve han sido diana de los usuarios por el estado de las pistas.

Port del Compte cerrará el martes mirando al cielo: no reabrirá el próximo fin de semana si no se registran nuevas precipitaciones. Por su parte, Vall de Núria concluye hoy la temporada con tramos de sólo 20 centímetros de nieve y quejas de los amantes de los deportes de invierno.