Menú Buscar
Manifestación de empleados de Correos en contra del trabajo precario. - CG

El empleo precario aumenta de forma alarmante en España

Un informe del Parlamento Europeo alerta de la marginación de los parados de larga duración en nuestro país

Jorge de Lorenzo
03.09.2016 00:00 h.
5 min

Un informe sobre el empleo precario en Europa, avalado por el Parlamento Europeo, denuncia como particularmente alarmante el caso de España. Destaca que la clave para abordar en nuestro país este grave conflicto social pasa por evitar la marginación de los parados de larga duración. Pone el acento especialmente en la gravísima situación de los trabajadores de la construcción, los de baja cualificación y los de mayor edad. El documento denuncia que una cuarta parte de los contratos que se han firmado en 2015, que afectan especialmente a los jóvenes, son de menos de una semana.

Este riguroso informe también analiza la situación del mercado laboral en Francia, Alemania, Dinamarca, Lituania, Países Bajos, Polonia, y el Reino Unido.

La economía española va bien

Los últimos datos sobre el mercado de trabajo español derivados de la Encuesta de Población Activa del cuarto período de 2015 confirman que la economía española está funcionando bien. El PIB está creciendo a un ritmo anual del 3,2% y en dos años España ha creado en torno a un millón de puestos de trabajo, recuperando el 29% de los empleos perdidos durante la crisis.

Sin embargo, el informe destaca que la mano de obra española experimenta una recuperación a dos velocidades. Las cifras muestran que ha habido una mejora en las perspectivas de empleo para personas en paro a corto plazo, mientras que a largo plazo el desempleo sigue batiendo récords. La cuestión clave que se plantean los autores es cómo evitar la marginación de este último grupo de parados de larga duración.

La reinserción de los grupos vulnerables

La persistencia de altos niveles de desempleo de larga duración es común en los países de la UE más seriamente afectados por la crisis, pero el caso de España es particularmente alarmante. El 14% de la fuerza laboral ha estado en paro durante más de un año, y de esta cifra el 70% ha estado buscando empleo al menos durante dos años. Otro problema que subrayan los autores es la alta concentración de grupos vulnerables entre los parados, tales como trabajadores de la construcción, de baja cualificación y de más edad.

La reinserción de los grupos vulnerables es el principal reto porque el riesgo de exclusión social es extremadamente alto, advierten en el documento. Una cuarta parte de los contratos que se han firmado en el año 2015, que afectan especialmente a los jóvenes y al sector servicios, son de menos de una semana. Sólo el 8% fueron de larga duración. La consecuencia de este mercado laboral hiperflexible se traduce en que la mayoría de los trabajadores sólo pueden encontrar empleo a tiempo parcial.

El daño irreparable al empleo de calidad

Las reformas del mercado de trabajo de 2012 y 2013 han tenido un fuerte impacto negativo en el empleo la calidad en España y sólo un leve impacto positivo en la creación de empleo. Se puede concluir que las reformas no han sido un punto de inflexión en cuanto a la reducción del desempleo. Esto parece confirmar, según los autores del informe, los hallazgos de la OCDE de que la mejora del empleo calidad no es el resultado de una mayor tasa de creación de puestos de trabajo.

Los expertos también destacan que los ajustes del mercado laboral también han tenido un impacto importante en las relaciones laborales y el diálogo social. Enfatizan en que los sindicatos priorizan el mantenimiento de los niveles de empleo durante la negociación de los aumentos salariales, a pesar de que esto ha contribuido en algunos casos a que se extienda el riesgo de precariedad, con bajos salarios. Pero justifican esta estrategia sindical en el contexto de la alta tasa de desempleo a largo plazo.