Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen promocional de FiR Fuset i Roca i Associats SCP en su perfil de Facebook.

El curioso nicho de negocio de los seguratas indepes

Una empresa catalana se hace un hueco en la vigilancia de actos de corte independentista

Carles Bellsolà
3 min

Parte importante del éxito de un negocio es encontrar un vacío en la oferta. Y esto ha hecho una pequeña empresa catalana que se ha especializado en la vigilancia y el control de acceso de actos públicos del entorno independentista. Con polémica reciente incluida.

Se trata de Fir Fuset i Roca Associats, que se define como "pequeña empresa de servicios para cubrir conciertos y eventos". Y que es contratada fundamentalmente para conciertos de grupos que simpatizan con la izquierda independentista, fiestas mayores de municipios gobernados por partidos soberanistas y eventos similares.

"Un rollo muy 'españolero'"

"Vimos que había un hueco que cubrir", relata uno de los tres socios de la empresa, Carles Roca. Explica que, según la normativa vigente, determinados actos públicos tienen que tener un servicio de control. También en los eventos del entorno de la izquierda independentista, que a menudo se encontraban con la presencia de vigilantes de seguridad "de un rollo muy españolero", que se comportaban "como si fueran policías".

Detectado el nicho, crearon la oferta. Roca explica que fundaron la empresa –"autogestionada", precisa– en 2013, y que han ido ganando clientes porque "dábamos un servicio diferente". Un servicio que incluye hablar catalán, y los intangibles de una mayor cercanía a la idiosincrasia del público asistente –"siempre me he movido en la izquierda independentista", apunta Roca–.

El negocio ha sido protagonista de una polémica reciente. Diversas informaciones acusaron a la empresa de dar servicios de vigilancia sin estar autorizados para ello. Y de portar porras –defensas, en el léxico propio de la seguridad– también sin permiso. E incluso de decorarlas con una bandera estelada.

Dos actividades diferentes

La empresa se defiende de estas acusaciones. Explica que su trabajo fundamental es como "controladores de acceso", una actividad regulada por la Generalitat, diferente a la seguridad privada, que regula el Ministerio del Interior. Añade que tienen todos los permisos pertinentes para la primera actividad. Y que, cuando sus clientes les piden también servicios de vigilancia, colaboran con una empresa de seguridad que también cumple todos los requisitos legales.

En este sentido, la empresa juega también a la ambigüedad. Su propio perfil de Facebook incluye fotografías de miembros de la empresa en uniforme y portando defensas –con la estelada–. "Es puro márketing", afirma Roca. Que señala que, en estas imágenes aparecen siempre "físicamente fuera del acto" para el que han sido contratados. "Somos así de chulos", concluye.