Menú Buscar
Imagen exterior de un centro comercial de El Corte Inglés / ECI

El Corte Inglés confirma que incumple sus compromisos con el inversor catarí

El grupo de distribución avanza un mes la presentación de unos resultados en los que factura el 3% más pero se apunta un beneficio neto con un avance del 25%

5 min

El Corte Inglés ha avanzado de agosto a julio la presentación de resultados del grupo. Lo hace un mes antes de la tradicional junta de accionistas, en plena batalla por el control de la firma y con unas cuentas que confirman que se incumplen los compromisos económicos que se alcanzaron hace tres años con el inversor de Catar que apoyó su crecimiento.

La compañía indica en un comunicado que su beneficio neto creció el 24,9% en el ejercicio pasado, hasta alcanzar los 202 millones de euros. Aunque este resultado no tiene translación a la cifra de negocios obtenida por las marcas. En total, los ingresos de las distintas líneas de trabajo se quedan en los 15.934,81 euros, el 2,8% más que si se comparan con los resultados de 2016.

Crecimiento de los ingresos

El pacto que suscribió en su día el expresidente del grupo, Dimas Gimeno, con el fondo catarí contemplaba alcanzar el 12% anual. Sobre el papel y sólo si se tiene en cuenta el resultado neto de explotación, Jesús Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo lo han conseguido. Pero fallan en el análisis desde el punto operativo. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) se queda en un crecimiento de tan sólo el 7,4% (1.054 millones).

Los portavoces de El Corte Inglés indican que no se ha producido ninguna operación extraordinaria que justifique la diferencia entre los resultados. Asegura que es resultado de la "mejora de la gestión, el incremento de los márgenes operativos y la rebaja de los costes financieros".

Por divisiones y cifras de negocio, es la marca de moda Sfera la que se acerca más a los acuerdos que se firmaron con el inversor externo. Las ventas han generado el 9,4% más de caja hasta los 170,96 millones de euros.

Marcas en positivo

Si se analizan los resultados por porcentaje de avance en los ingresos, le seguiría Viajes El Corte Inglés. La agencia consigue facturar el 5,7% más y se convierte en uno de los negocios más sólidos del grupo (2,533,62 millones). La cadena Supercor completa el podio. Crece el 4,6% hasta alcanzar los 641,75 millones de ingresos.

La marca El Corte Inglés aún es la primera por importancia en la contabilidad del grupo. Llega a los 11.396,48 euros, el 3,2% más. Le sigue la división de informática, muy fuerte en licitaciones públicas. Sus ingresos crecieron el 2,8% hasta los 667,4 millones.

Marcas que pierden dinero

La última línea de negocio con resultados positivos desde el punto de vista de la cifra de negocios es Óptica 2000. La facturación crece el 1,4% hasta los 82,80 millones. El resto de las divisiones están en números rojos.

De nuevo, Bricor lidera el ranking de las pérdidas. Los ingresos caen el 22,9% hasta los 85,24 millones. Le sigue la división de Seguros de El Corte Inglés con un retroceso del 39,7% (165,15 millones) que se justifica por la desaparición de los extraordinarios. Finalmente, en el epígrafe Otras líneas de negocio la compañía se apunta un descenso de la facturación del 1,2% hasta los 91,41 millones.

Inversor catarí

Cabe tener en cuenta que los resultados de 2017 son los primeros de la compañía tras la fusión societaria de El Corte Inglés e Hipercor. El gran cambio en el la forma de organizarse en una empresa muy tradicional que se aprobó en la junta de accionistas del año pasado.

 Más allá de la batalla por el control de El Corte Inglés tras el relevo de Gimeno de la presidencia, que ha acabado en los tribunales, el próximo encuentro entre los accionistas del grupo se celebrará en el último domingo de agosto. Se deberá pasar cuentas con el jeque Hamad Al Thani en el encuentro de agosto.

Controla el 10% de la propiedad tras la reciente devolución del préstamo de 1.000 millones de euros realizada por la sociedad de origen del cataría, Primefin, en julio de 2015 a la compañía. Además, deberá recibir "como mucho el 1% adicional" del capital al incumplir los objetivos marcados en el plan estratégico, añaden las fuentes consultadas. Así constaba en el pacto accionarial suscrito hace tres años.