Menú Buscar
Los trabajadores de Alstom que pasarán a formar parte de General Electric protestan por el ERE en la pasada edición del MWC de Barcelona.

El conflicto laboral en la antigua Alstom se cierra en falso

El comité de empresa aprueba el ERE presentado por General Electric porque asegura que no le queda otra salida y reclama al Gobierno catalán que defienda la actividad restante

Redacción
4 min

General Electric ha conseguido este miércoles el visto bueno del comité de empresa al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que aplicará al quedarse el negocio energético de Alstom en España. El preacuerdo presentado por la multinacional estadounidense lleva la firma provisional de los representantes de los trabajadores, que deben ratificarlo en asamblea, pero el apoyo no implica que haya conseguido la paz social en los centros de trabajo.

“El marco normativo de las Reforma Laboral nos ha obligado a cerrar el preacuerdo para evitar un escenario peor para los empleados afectados”, indican fuentes de CCOO en Cataluña, el sindicato mayoritario en el principal centro de trabajo de Alstom en España que pasa a manos de General Electric: el headquarter del negocio eólico situado en el barrio de la innovación de Barcelona, el 22@.

Condiciones de salida

Para empujar al comité de empresa a adherirse al preacuerdo, General Electric ha rebajado la afectación del ERE y ha mejorado sustancialmente las condiciones de los despidos iniciales. Así, si en Cataluña se plantearon 120 amortizaciones de puestos de trabajo, finalmente deberán salir de los centros de GE Wind (el 22@) y GE Wind Instalaciones 105 personas.

En cuanto a la planta de Hydro de Cornellà del Llobregat, que se cerrará, de los 65 empleados que hay allí un total de 28 se podrán trasladar a Bilbao.

Prejubilaciones, traslados y extras

Los afectados recibirán una indemnización de 45 días por año trabajado con un tope de 24 mensualidades, además de una suma lineal de 10.000 euros y una mensualidad extra para los que se adhieran al expediente. Para los trabajadores de entre 55 y 56 años que cobren menos de 60.000 euros, la mayoría de la plantilla, la suma lineal será de 30.000 euros y para los que decidan trasladarse a Bilbao recibirán otros 5.000 euros adicionales en concepto de traslado.

General Electric planteó inicialmente las indemnizaciones previstas en la Reforma Laboral, por lo que el avance es substancial. Igual que las condiciones finales de las prejubilaciones para los empleados de más de 57 años: se ha activado un plan de rentas que garantiza el 80 % del sueldo bruto además de mantener un convenio especial con la Seguridad Social.

Demanda del comité de empresa

De forma paralela a la aprobación del ERE, el comité de empresa de Alstom (que pronto será de General Electric) se mantiene en alerta para garantizar la continuidad industrial en las plantas afectadas. CCOO asegura que la multinacional estadounidense no tiene motivos reales para realizar el ajuste de plantilla y defiende que tanto GE Wind como GE Hydro son viables con el nivel de ocupación actual.

Temen que la reestructuración sea el primer paso a una deslocalización futura. Por ello, exigen tanto al Gobierno de la Generalitat como al futuro Ejecutivo central que tengan entre sus prioridades defender la continuidad de los centros de trabajo en España.

Recuerdan que la mayoría de empleos, tanto los afectados en el plan de ahora como los que continuarán en plantilla, son de alta cualificación y de perfil muy técnico, ya que el negocio energético de Alstom, especialmente en Cataluña, estaba muy enfocado al I D. Su argumento: España no se puede permitir perder una industria tan cualificada en un momento en el que la reindustrialización y la apuesta por la innovación están a la orden del día.