Menú Buscar
 ¿Acierta el Círculo de Economía con sus recetas para Cataluña? No

El Círculo de Economía ofrece a Sánchez confianza a cambio de “rigor”

El presidente del lobby empresarial, Juan José Brugera, reclama al nuevo Gobierno de Sánchez que cumpla los compromisos macroeconómicos con la Comisión Europea

4 min

El Círculo de Economía ha clausurado sus jornadas de Sitges con una doble sensación, la de una cierta frustración, porque los políticos españoles invitados no han podido asistir ni pronunciarse, por tanto, sobre su propuesta de encaje político entre Cataluña y el resto de España, pero con cierta esperanza con el nuevo Gobierno que se puede formar en Madrid. Por ello, el presidente del lobby empresarial, Juan José Brugera, ha ofrecido al presidente Pedro Sánchez “confianza”, huyendo de “los temores” que pudieran suscitar esta nueva situación, a cambio de que aplique el mayor “rigor y estabilidad”a la hora de gestionar la política económica, acorde con los criterios fijados por la Comisión Europea.

Brugera, que ha cerrado las jornadas junto al vicepresidente primero de la Comisióon Europea, Frans Timmermans, --estaba previsto que lo hiciera Mariano Rajoy—ha insistido en que el guión es el que marca la Unión Europea, y a él debe atarse el nuevo Ejecutivo español. Pero, lejos de prevenciones o de mostrar un temor ante la dificultad para mantener una mayoría parlamentaria sólida, el Círculo de Economía se ha mostrado receptivo ante la nueva situación.

Sin partidos en contra de la UE

El mensaje ha sido claro, al pedir “confianza en los nuevos gobernantes”, esperando las nuevas propuestas y directrices que pueda implementar Sánchez en las próximas semanas. Brugera se ha mostrado optimista, al señalar que en España no se han constituido partidos claramente antieuropeístas, con tintes populistas y que eso es un éxito de toda la sociedad española, en un momento en el que todos los gobiernos tienen dificultades para manejar la globalización.

Pero la cuestión que centraba todos los esfuerzos del Círculo era su propuesta interna para Cataluña, con la elaboración de un documento prolijo en el que se apuesta por un Estatut con “rango de Constitución”. La idea era que todos los dirigentes políticos españoles pudieran discutir sobre él.

Debatir propuestas

Ahora, el lobby empresarial, el palabras de Brugera, insistirá en presentar y difundir el documento, “no porque se considere el más válido, sino porque es una propuesta que se desea constrastar con otras”, con el ánimo de contribuir a buscar una solución que “rompa la política frentista de bloques”, en alusión a la división entre constitucionalistas e independentistas.

Respecto a los políticos catalanes, el Circulo sí pudo debatir con los representantes en el Parlament. Lo hizo el presidente de la Fundación del Círculo, Antón Costas, con una primera conclusión, y que todos entendieron que el primer problema es interno, entre los propios catalanes.