Menú Buscar
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde (i), conversa con el director territorial de CaixaBank en Canarias, Juan Ramón Fuertes / EFE

El Banco de España avisa de una leve desaceleración en el consumo y la creación de empleo

El regulador indica que el deterioro afectará al próximo trienio y que proseguirá la recuperación económica

01.03.2018 12:59 h.
3 min

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha advertido este jueves de una ligera desaceleración en el consumo y en la creación de empleo en el próximo trienio. En un encuentro de la Asociación Española de Directivos (ADE) y Caixabank, el máximo ejecutivo del regulador ha explicado que esta moderación no pondrá en riesgo la recuperación económica.

Linde mantiene que es “más sostenible y menos vulnerable” que hace unos años gracias a la demanda interna. El aumento del gasto que resulta “compatible” con la reducción de la deuda.

Factores positivos

Todo ello, gracias también al impacto positivo de la política monetaria “laxa” que el Banco Central Europeo mantiene desde 2012. Si se miran los efectos positivos, el saldo exterior y la reducción del endeudamiento privado ha resultado “clave” para el impulso del PIB, en palabras del gobernador. Una valoración que llega el mismo día en el que el Instituto Nacional de Estadística (INE) certifica que la economía española creció el 3,1% en el ejercicio 2017.

Linde ha destacado en tres años consecutivos se ha conseguido crecer por encima del 3%. Cifra macroeconómica con el consiguiente impacto en el “avance” del empleo.

Inflación y mercado laboral

La economía española ha aprovechado los vientos de cola. Aunque el banquero también ha identificado los factores negativos para el PIB: una inflación que aún está lejos del 2% marcado como objetivo desde Bruselas. También ha entrado en uno de los debates que en estos momentos se mantienen en el país, el de las condiciones laborales.

El gobernador del Banco de España ha lamentado que el mercado de trabajo del país aún tenga un “componente muy alto” de empleo parcial. Un lastre, según su valoración, para la recuperación.

Proceso independentista

El proceso independentista catalán también lastra el PIB, aunque Linde considera que los efectos negativos derivados de las tensiones políticas aún son “transitorios” y circunscritos básicamente a Cataluña. Señala que la economía de la comunidad tiene “peor comportamiento” que el resto de España.

“Si las tensiones se suavizan, el crecimiento económico será mayor, pero un rebrote generaría impacto”, ha sentenciado.

Retos económicos

Linde pide que nadie sea “complaciente” ante la recuperación económica de España. Mantiene que existen grandes retos como definir la forma de abordar el envejecimiento de la población (es decir, las pensiones) y pide más reformas para mejorar la competitividad.