Menú Buscar
Luis Castilla Cámara, consejero delegado de Acciona Infraestructuras.

El auditor de ATLL advierte de una incertidumbre sobre el futuro de la empresa

Deloitte basa sus dudas en las sentencias del TSJC que invalidan el concurso de la Generalitat por el que adjudicó las aguas catalanas al consorcio liderado por Acciona

4 min

La firma Deloitte pone de manifiesto en su informe de auditoría de Aigües Ter-Llobregat (ATLL) que existe “una incertidumbre material que puede generar dudas significativas sobre la capacidad de la sociedad para continuar como empresa en funcionamiento, de forma que pueda realizar sus activos y liquidar sus pasivos”.

La consultora basa esas dudas en las sentencias pronunciadas por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Éste, dictaminó hace un año que el concurso público en virtud del cual la Generalitat entregó la concesión de las aguas catalanas a un consorcio liderado por Acciona encerraba una serie de vicios que invalidaban el propio concurso.

Recurso ante el Supremo

La constructora madrileña y sus socios recurrieron ante el Tribunal Supremo, que todavía no se ha pronunciado. Los expertos sostienen que Acciona tiene todos los números para salir derrotada en el pleito.

ATLL, como es sabido, es titular de la concesión para explotar la red que da agua potable a Barcelona y a los municipios de su ámbito de influencia durante medio siglo. Da servicio a una población de casi cinco millones de personas.

Mientras esas vicisitudes judiciales se dirimen, ATLL está resultando un negocio opíparo para sus accionistas, encabezados por Acciona. Ésta poseía inicialmente el 39% del capital de la concesionaria hasta que el pasado enero se hizo con el paquete obrante en poder del banco brasileño BTG Pactual, cifrado en el 37%, por lo que el grupo de la familia Entrecanales pasó a acaparar una abrumadora mayoría del 76%.

ATLL y Acciona, como Juan Palomo

En 2015, ATLL registró una facturación de 150 millones, con alza del 5%. Con semejantes ingresos, contabilizó un flujo de caja de 41 millones y un beneficio neto después de impuestos de 20,5. Tal resultado le permitió repartir un dividendo de 18,4 millones, idéntico al del año anterior.

Pero no se acaban aquí las suculentas ganancias que recibe Acciona. Aigües Ter-Llobregat contrató a la constructora madrileña para que le prestara determinados servicios, por los que aquella cobró el año pasado 21,5 millones, con fuerte alza sobre los 14,7 millones de 2014.

Acuerdo con una instrumental

Además, la concesionaria suscribió un acuerdo con la instrumental Empresa Operadora ATLL, filial al 100% de Acciona, para la explotación y mantenimiento de todas sus instalaciones. El convenio se firmó el 31 de enero de 2015, pero con la particularidad de que fijó ante sí y por sí efectos retroactivos al 1 de enero de 2013. En virtud de la retroacción, ATLL pagó a Grupo Acciona por dichos servicios 7,4 millones en 2013, otros 5 millones en 2014 y finalmente, 5,2 millones en 2015.

En mayo último, la Generalitat multó con 4 millones a ATLL por haber facturado servicios a Empresa Operadora ATLL sin la correspondiente autorización administrativa.

Activos

ATLL tiene un activo de 1.187 millones, de los que 1.025 millones corresponden a la concesión de la Generalitat por 50 años.

El presidente de la compañía, Luis Castilla Cámara, que a la vez es consejero delegado de Acciona Infraestructuras, está investigado (la nueva figura del imputado) en la Audiencia Nacional por el caso Acuamed, uno de los muchos escándalos de presuntas mangancias al por mayor en los que el PP está involucrado. Castilla ya hubo de comparecer ante el juez Eloy Velasco. Se acogió a su derecho de no declarar y no soltó palabra.