Menú Buscar
Luca de Meo, presidente de Seat, y tres modelos del Ateca en un aparcamiento de Barcelona / FOTOMONTAJE DE CG

El Ateca empuja los beneficios operativos de Seat hasta los 137 millones

La cifra de negocios de la automovilística española avanza el 2,3% en los nueve primeros meses del año hasta los 6.535 millones de euros

2 min

Seat ha presentado este jueves unos beneficios operativos de 137 millones de euros al cierre de los primeros nueve meses del año. La cifra confirma el avance positivo del ejercicio, ya que multiplica por 11,4 las ganancias del mismo periodo del año anterior (12 millones) según la información empresarial que ha divulgado el gigante Volkswagen.

El principal empuje al finalizar el tercer trimestre es el inicio de la venta del primer todocamino urbano de la firma, el Ateca, que mejora el mix de producto. No es el único impacto positivo en las ventas. También avanzan por la mayor demanda de uno de los modelos con mayor margen para la compañía, el Alhambra.

Los ingresos crecen el 2,3%

La cifra de negocio de la firma liderada por Luca de Meo avanza el 2,3% hasta los 6.55 millones de euros. En cuanto a las entregas, crecen el 1.5% hasta alcanzar las 312.900 unidades en todo el mundo.

Como es habitual, Seat se muestra reacia a compartir públicamente las previsiones para el final del ejercicio. Se limita a manifestar que por segundo año consecutivo reportará beneficios.

Impulso inversor del tercer trimestre

El principal hito del último trimestre del año será el impulso de la inversión. Se presentará la nueva familia del Ibiza, uno de los modelos más vendidos en la historia de la automoción en el país; los concesionarios se prepararán para recibir un León con la cara lavada (el inicio de la comercialización serán los primeros meses de 2017) y se trabajará en el hermano pequeño del Ateca, el Arona, que se comercializará en la segunda mitad del próximo año.

De forma paralela a este proceso, se dará el disparo de salida en la factoría de Martorell (Barcelona) de la plataforma más puntera de Volkswagen que se usará en un primer momento para ensamblar los nuevos Ibiza y los Arona, la MQB-A0.

Seat indica que el reto actual es conseguir que la rentabilidad del grupo sea sostenible.