Menú Buscar
Ada Colau (c), alcaldesa de Barcelona y presidenta del AMB, junto a Antonio Balmón (2i), alcalde de Cornellà del Llobregat y vicepresidente de la institución, en el pleno del Consejo Metropolitano de octubre / CG

El Área Metropolitana de Barcelona subirá el 2% las tasas

El próximo pleno de la organización supramunicipal aprobará de forma definitiva de las nuevas ordenanzas fiscales que gravan los residuos o el agua, entre otros

10.12.2016 00:00 h.
3 min

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) subirá de media los impuestos que gestiona un 2% el próximo ejercicio. Esta es la propuesta que se someterá a votación en el próximo pleno de la organización supramunicipal, cuyo gobierno defendió en octubre que se trataba de una medida más equitativa porqué se consigue rebajar la presión fiscal a las rentas más bajas.

Lo que ocurre es que existen matices en esta política. Por ejemplo, se ha dictaminado que seguirán sin pagar la tasa de tratamiento de residuos (TMTR) los edificios definidos según las categorías A, B y C que suponen el 44% de los inmuebles de Barcelona y su área de influencia. Asimismo, se valorará el tipo de familia para calcular el recibo. Pero, al final, el aumento medio para las contribuyentes se situará por encima del 2% aseguran fuentes de la institución supramunicipal.  

Culpabiliza a la Generalitat

El Gobierno municipal, un pacto entre Entesa (el partido de Ada Colau y sus marcas territoriales), PSC y ERC, señala a la Agencia de Residuos de Cataluña como culpable de la revisión al alza. Asegura que el incremento del 63% del canon de vertido que marca la Generalitat de Cataluña para 2017 les obliga a traspasarlo a la ciudadanía.

En cuanto al tributo metropolitano, el impuesto específico que cobra el AMB para garantizar su funcionamiento más allá de las aportaciones territoriales, subirá de media el 2,03%. Aquí se ha seguido el criterio de que los inmuebles de tipo residencial paguen menos que los ocupados por empresas.

Rebaja de 0,30 céntimos en la factura del agua

Otros impuestos como el de ordenación de transportes de viajeros o la de prestación de servicios y realización de actividades ambientales también subirá el 2%. Estas, sólo las pagan las empresas.

El contrapunto a la revisión al alza se encuentra en la tarifa del agua. Bajará el 2,39% y será el AMB la que renuncie a cinco millones de euros de ingresos de la empresa concesionaria del servicio para poder aplicar una revisión a la baja que, en la factura del agua final de las familias tendrá un impacto de unos 0,30 céntimos.