Menú Buscar
Dolors Bassa, consejera de Treball, junto a una oficina del SOC.

El 18% de la plantilla del SOC acabará en el paro

Un total de 259 profesionales deberán abandonar en breve su trabajo como orientadores de desempleados en Cataluña al acabar los programas financiados por la UE y el Gobierno central

4 min

El Servei d’Ocupació de Catalunya (SOC) necesita un refuerzo de plantilla. Los miembros de la comisión de Directores de Oficinas de Trabajo, una plataforma que agrupa a los máximos responsables de las delegaciones territoriales en Cataluña de estos organismos, alertan de que en los próximos meses perderán el 18% de los trabajadores en activo.

Los ejecutivos indican en una carta remitida a la Comisión de Treball del Parlament que “están a punto de terminar contratas que afectan a 259 profesionales y que inciden en la eterna precariedad y provisionalidad del personal del SOC”. La plantilla total de la organización supera por poco las 1.400 personas.

Programas específicos

El personal afectado es el que trabaja como orientadores en las oficinas de recolocación gracias a programas específicos financiados tanto por la Comisión Europea como por el Gobierno central. Esta ha sido la fórmula elegida por la Generalitat para reforzar las plantilla los últimos años ante la imposibilidad de ampliar los trabajadores públicos, indican fuentes de las oficinas del servicio de empleo en Cataluña.

El problema es que los programas terminan y no se ha pensado en una alternativa. “No nos queríamos equivocar, pero parece que podemos volver a pasar veranos con oficinas que funcionen con tres trabajadores”, indican los afectados en la carta remitida al Parlament.

Un trabajador por cada 1.000 parados

La comisión de Directores de Oficinas de Trabajo adjuntan con la misiva un documento en el que señalan las deficiencias en la estructura laboral del SOC y la dimensión de las oficinas de empleo ante el número de demandas que deben atender --denuncian que un mismo trabajador ha llegado a tutelar hasta 1.000 casos--. El resultado final es que el servicio público sólo consigue encontrar empleo al 3% de los parados.

El anterior gobierno catalán impulsó una reestructuración de las oficinas de empleo. Los trabajadores indican que los cambios se quedaron en las cúpulas de las oficinas con la promoción de cargos intermedios, sin llegar a reforzar el principal problema de la organización: “La falta de técnicos de estructura”, señalan las fuentes consultadas.

Anterior mandato

“Entendemos perfectamente que con los procesos electorales y la interinidad del gobierno no se haya podido ejecutar”, señalan los directores de oficinas en el documento. “Si bien nuestras demandas fueron trasladadas y escuchadas por el anterior secretario general del departamento [Xavier Gibert, mano derecha de Felip Puig] lo cierto es que no fueron atendidas en la magnitud que esperábamos y el SOC necesita”, añaden.

Los directores de oficinas de empleo remarcan que han permanecido en silencio a la espera de que “se solucionaran los problemas políticos del país y a la espera de que se formara un nuevo gobierno para presentarnos”.

Por el momento, el PSC puso sobre la mesa de la consejera de Treball, Afers Socials i Famílies, Dolors Bassa, el documento remitido por los directivos del SOC en el primer encuentro de la comisión de Trabajo celebrado la semana pasada en el Parlament. El departamento aún no ha respondido.