Menú Buscar
Imagen de dos turistas en Las Ramblas de Barcelona / EFE

La economía catalana se hunde un 20% entre abril y junio por el coronavirus

La hostelería y el turismo son los sectores más castigados por la crisis, pero se salvan la alimentación y la farmacia

3 min

La economía catalana ha caído un 20,1% en el segundo trimestre del 2020, según datos del Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat). El mismo día en que se han dado a conocer los malos datos del PIB nacional, el organismo catalán ha comunicado el desplome de la actividad en Cataluña como consecuencia de la pandemia. Se trata de la peor cifra registrada desde la crisis financiera de 2008.

Entre abril y junio, todos los sectores presentan tasas de variación negativas, que reflejan la intensa recesión propiciada por el Covid-19. Las medidas derivadas del estado de alarma provocaron la paralización de la actividad económica, y el levantamiento de las restricciones a principios del verano no ha bastado para que las empresas y autónomos levanten cabeza.

Alimentación y farmacia se salvan

Los ámbitos más afectados son aquellos que se vieron más desgastados por la interrupción parcial del transporte y de las cadenas de suministro. Sin embargo, la alimentación, la química y la farmacia muestran un comportamiento menos lesivo, ya que se convirtieron en recursos esenciales durante la reclusión.

Otros negocios, como las artes gráficas, la maquina y los equipos eléctricos sufrieron caídas bruscas en abril, aunque a partir de mayo ya muestran una tendencia a la recuperación. Las empresas más castigadas son las servicios, sobre todo aquellas relacionadas con el turismo, ya que hasta el mes de junio las fronteras estuvieron prácticamente cerradas, y la restauración.

Caen agricultura y construcción

En cambio, hay un conjunto de actividades que han mantenido un dinamismo notable respecto al año anterior, como las telecomunicaciones, la informática y correos, así como todos aquellos servicios prestados por las administraciones públicas.

Respecto a la construcción, registra un 23,4% menos que durante el mismo periodo del año anterior y empeora su caída en comparación con el primer trimestre de 2020. La agricultura también mantiene una tendencia negativa, con una tasa intertrimestral del -2,3%.