Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La hostelería ha sido uno los sectores que más ha contribuido al descenso del PIB en Cataluña / EP

La economía catalana resistió el primer trimestre con un leve descenso del 0,1%

La evolución del PIB de Cataluña superó en cuatro décimas la del conjunto de España, en tasa intertrimestral, pese a las adversas circunstancias debido a las restricciones por el coronavirus

3 min

El PIB de Cataluña se mantuvo estable durante los tres primeros meses del año, con una leve contracción del 0,1% respecto al trimestre anterior, frente al retroceso del 0,5% experimentado por la economía del conjunto de España. Según los datos del Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat), la variación interanual aflora un descenso del 4%, tres décimas inferior al registrado por el PIB de España.

Pese a que la demanda interna aún padece los efectos de la crisis del Covid-19, con un descenso del 2,9% (que explica en buena parte la nueva caída de la economía catalana), la mayoría de sus componentes muestra una evolución positiva en relación con el trimestre anterior.

Consumo de los hogares

Así, el organismo de estadística de la Generalitat destaca el hecho de que el consumo de los hogares entre enero y marzo ha registrado un descenso del 4%, muy inferior al del 10% que consignó el pasado trimestre. Del mismo modo, la evolución de la formación bruta de capital (-6,3%) también experimentó una notable mejora intertrimestral, frente al desplome del 10,4% que experimentó en el periodo octubre-diciembre.

Incluso, un capítulo como la inversión en bienes de equipo terminó con seis trimestres consecutivos a la baja y logró un incremento del 3,2% al inicio del año.

Condicionado por las restricciones

El descenso del 0,1% en términos intertrimestrales también es sensiblemente inferior al del último trimestre de 2020, cuando la economía catalana mostró un retroceso de seis décimas.

Cabe tener en cuenta que el inicio del año aun estuvo condicionado por las numerosas restricciones a la movilidad y la actividad económica que mantuvo la Generalitat para hacer frente a la tercera ola del coronavirus, consolidada tras el periodo navideño. Sin ir más lejos, el consumo por parte de los extranjeros en el territorio se desplomó un 97,3% en relación con el mismo periodo de 2020, en el que el Covid-19 tan sólo tuvo una incidencia real en la última quincena del trimestre, tras la declaración del primer estado de alarma.

Exportaciones a la baja

En cuanto al sector exterior, las exportaciones volvieron a mostrar una tendencia negativa (-5,6%), aunque de forma mucho más moderada que en el último trimestre del pasado año, cuando sufrieron un descenso del 11,8%. Incluso, las exportaciones de bienes y servicios han logrado crecer un 3,5% gracias al impulso de sectores como la automoción, la metalurgia, la maquinaria y la química, entre otros.

Las importaciones se han reducido un 4,2%, lo que se explica en buena parte por la drástica caída del consumo de los residentes en el extranjero (75,6%).