Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La economía catalana congela su recuperación pese al tirón de la restauración / EP

La economía catalana congela su recuperación por la caída del empleo y la inversión

El barómetro de la Cámara de Comercio de Barcelona alerta sobre el retroceso de las exportaciones en Cataluña

3 min

La economía catalana sufre un parón tras sus tímidas señales de recuperación registradas durante los últimos meses. Según el último barómetro de la Cámara de Comercio de Barcelona, la caída del empleo y la inversión ha afectado negativamente a la tendencia positiva constatada desde septiembre.

Por primera vez desde abril, se ha reducido mensualmente el número efectivo de asalariados (sin contabilizar los trabajadores en ERTE). Cataluña tiene actualmente 2,56 millones de afiliados, lo cual supone una reducción de 70.000 personas respecto al último mes y un 9,6% menos que en noviembre de 2019. Además, la tasa de paro juvenil rebasa el 33% y la desocupación femenina sube hasta el 14,3%. Esta contracción se ha producido en el conjunto de España, aunque con menos intensidad.

Caída de las exportaciones

Tampoco son halagüeños los datos sobre la inversión. Tras contabilizar una evolución positiva en septiembre, el gasto en construcción ha caído un 3,6% y la matriculación de vehículos industriales también se ha desacelerado.

Las exportaciones han tenido un comportamiento negativo respecto al mismo periodo del año pasado. Los contenedores del Puerto de Barcelona retroceden un 5,9% en comparación con el nivel alcanzado en 2019.

Rebote de la restauración

Por otro lado, el barómetro registra el rebote del consumo durante la primera semana de diciembre tras el levantamiento de las restricciones a los restauradores. Los bares y restaurantes tiran del gasto ciudadano, a la vez que el consumo de bienes de primera necesidad también se incrementa. Pese a ello, la restauración aún cae un 31,6%, más que la Comunidad de Madrid aunque menos que Andalucía y el País Vasco.

La contraparte negativa la da el turismo, que profundiza su desplome en la recta final de 2020. El volumen de pasajeros en el aeropuerto de Barcelona cae más del 90% en noviembre, mientras que las pernoctaciones tanto de turistas catalanes como procedentes del resto de España anotan caídas del 55% y del 69,4%, respectivamente.