Menú Buscar
Angela Merkel durante la Noche de la Economía Europea que organiza el diario 'Süddeutsche Zeitung' / EFE

La economía alemana tropieza en el tercer trimestre del año

La subida de los precios de la energía ha provocado una caída del consumo y una retracción del 0,2% del PIB, mientras que las exportaciones han fallado

3 min

Sorpresa en el motor de Europa. La economía de Alemania registró en el tercer trimestre del año una contracción del 0,2%, frente a la expansión del 0,5% en los tres meses anteriores, lo que supone el primer retroceso del PIB desde el primer trimestre de 2015, como consecuencia de la caída de las exportaciones en el contexto de la guerra comercial desatada por EEUU, según ha informado la Oficina Federal de Estadística, Destatis.

Si los datos se comparan con el tercer trimestre del año anterior, el PIB mejoró un crecimiento del 1,1%, frente a la expansión del 2,3% del trimestre anterior.

Por el comercio exterior

"El ligero descenso trimestral del PIB se debió principalmente a la evolución del comercio exterior", explicó la oficina estadística alemana, después de que las exportaciones bajaran en el tercer trimestre y aumentaran las importaciones respecto a los tres meses precedentes.

Por lo que se refiere a la demanda interna, tanto la inversión industrial como la inmobiliaria fueron superiores a las del trimestre anterior, mientras que el gasto de los hogares disminuyó. El gasto público fue ligeramente superior al observado en los tres meses anteriores.

El empleo crece

De media, entre julio y septiembre, Alemania contaba con 45 millones de ocupados, cifra que representaba un incremento de 556.000 trabajadores o el 1,3% en un año.

Carsten Brzeski, economista jefe de ING Alemania, señala que el mal dato de PIB en el tercer trimestre puede explicarse por varios factores coyunturales, como el impacto de la norma de emisiones sobre la industria del automóvil y la subida de la luz que prácticamente se comió las mejoras salariales, así como por factores con carácter más estructural.

Recuperación del automóvil

El experto confía en que la industria automovilística rebote durante los próximos meses y la moderación de los precios de la energía permitirá reactivar el consumo de los hogares, aunque la pobre evolución del comercio, a pesar de la debilidad del euro, sugiere que las tensiones comerciales y la debilidad de las economías emergentes siguen lastrando el crecimiento alemán.

"La perspectiva para la economía alemana aún es positiva y el canto del cisne tendrá un breve efecto, aunque la reputación de hombre (o mujer) fuerte de Europa e invencible ha recibido algunos rasguños", apunta Brzeski, añadiendo que la estabilidad política y el crecimiento no pueden darse por hechos.