Menú Buscar
Mario Draghi, presidente del BCE, al inicio de su comparecencia.

Draghi prepara nuevas medidas de estímulo para marzo

El presidente del BCE dice que "reconsiderará" su postura, y mantiene los tipos en el mínimo histórico del 0,05%

Redacción
3 min

El Banco Central Europeo (BCE) no ha adoptado nuevas medidas de estímulo monetario en su esperado primer consejo de gobierno de este año. Pero sí ha avanzado que estas medidas podrían llegar en su próxima reunión bimestral, en marzo.

El presidente del BCE, Mario Draghi, en la comparecencia posterior a la reunión de hoy, ha explicado que, ante los riesgos de que las perspectivas económicas se muevan a la baja, "será necesario examinar y posiblemente reconsiderar nuestra postura en política monetaria en nuestra próxima reunión de principios de marzo". Draghi ha añadido que, para entonces, la institución dispondrá de nuevas proyecciones macroeconómicas "hasta 2018", antes de tomar una decisión.

Draghi, el rey de los estímulos

El mandato de Draghi en el BCE se ha caracterizado por el recurso continuo a las medidas de estímulo económico, sea por la vía de bajar los tipos, sea por las inyecciones de liquidez en el sistema bancario. Y, aun sin anunciar nuevas medidas, sus palabras han ido en esta línea.

"El BCE tiene el poder, la determinación y la voluntad de actuar", ha expresado. "No hay límites de hasta dónde podemos desplegar nuestros instrumentos", ha añadido. Una frase similar en el tono a la suyo de julio de 2012, cuando proclamó que el BCE "hará todo lo necesario para salvar el euro".

El Ibex 35 responde al alza

Sus palabras de entonces, aun sin medidas sobre la mesa, marcaron el inicio de la recuperación de la crisis de la deuda soberana –que afectaba especialmente a la economía española–. Y las de hoy ya han hecho sus efectos: apenas pronunciarlas, el Ibex 35 ha subido un 3%, aunque posteriormente ha moderado su mejora hasta un 1,5%.

Draghi también ha confirmado que el BCE mantiene los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,05%. Una línea que se aparta de la adoptada recientemente por la Reserva Federal estadounidense, que, tras años de tipos mínimos, dio por superada la crisis con una leve subida. Una subida que, a tenor de la ralentización de la economía y los descensos generalizados en las bolsas, muchos observadores han considerado precipitada.