Menú Buscar
Rifaat al-Ássad (i), vendedor, y Jorn Bertil (d), uno de los compradores del último solar para realizar viviendas de lujo en Marbella. - FOTOMONTAJE CG

Dos pijos noruegos pergeñan el último pelotazo urbanístico en Marbella

La operación se realizará vía Gibraltar para abaratar la fiscalidad del vendedor, el tío del actual dictador sirio

4 min

Jorn Bertil Lyshoel y Oddvar Fodstad, a través de sus respectivos family offices --que son Toluma AS-- y de holdings empresariales --como la naviera Wilhemsen--, han pujado fuerte por el último solar urbanizable de Marbella. Éste será el último gran pelotazo inmobiliario pendiente de la localidad andaluza, según relatan fuentes conocedoras del proyecto. Se trata de un proyecto con más 50.000 metros cuadrados urbanizables en primera línea marítima por el que se han entusiasmado dos fortunas noruegas amantes del lujo.

El terreno objeto de la operación une el puerto de Marbella y Puerto Banús. Ahora pasará de ser un espacio verde, singular por sus eucaliptos, pitas y palmeras, a una promoción inmobiliaria de máximo lujo con apartamentos y dúplex con piscina. Las unidades residenciales costarán una media de tres millones de euros cada uno.

El Ayuntamiento de Marbella ha confirmado a los compradores que sólo podrán edificar un 30% del solar y con unas limitaciones muy específicas. En la actualidad están en pleno proceso de negociación sobre concesiones urbanísticas a realizar por ambas partes, aunque siempre a costa del promotor.

Comprado en su día con dinero de sangre

El vendedor es Rifaat al-Ássad, hermano del histórico presidente sirio Háfez al-Ássad y tío del actual dictador de Siria, Bashar al-Ássad.

Human Rights Watch atribuye a Rifaat la matanza de más de 25.000 personas en Hama en 1982, y la minoría suní en su país le apoda El carnicero. Él fue quien dirigió de forma personal el ejército en esa campaña militar.

Fuentes locales de Marbella señalan que los millonarios noruegos parecen no tener problemas éticos con la familia del dictador de Siria y tampoco les preocupa que la compra se realice fiscalmente vía Gibraltar.

Sin pagar impuestos en España

El valor catastral del inmueble está por debajo de los tres millones de euros, pero la transacción rondará los 50 millones de euros, según fuentes próximas a la operación.

La venta se ha realizado mediante una sociedad radicada en Gibraltar y aprovechando todos los beneficios fiscales de su condición de paraíso fiscal, lo que elude el pago de impuestos en España.

Interés noruego

Amigos y socios con otros intereses inmobiliarios en la Costa del Sol, Jorn Bertil Lyshoel y Oddvar Fodstad disfrutan del enclave costero desde hace tiempo y pasan largas temporadas. Hace unos años los dos noruegos decidieron iniciar algunos negocios en la zona, pero que a diferencia de su actual operación no fueron apuestas empresariales de idéntica magnitud ni requirieron de una inversión tan relevante.

Se produce la circunstancia de que el capital noruego está siendo uno de los más activos en la adquisición de viviendas de lujo en la localidad costera malagueña.

Fuentes inmobiliarias de Marbella ven un negocio redondo, pero con cierto riesgo regulador por tratarse de un solar tan especial y estar en primerísima línea de playa. Añaden que el ayuntamiento del municipio y la propia Ley de Costas pueden imponer restricciones que rebajen la rentabilidad del proyecto y aminoren el pelotazo previsto por los promotores.