Menú Buscar
El presidente de Aecoc, Javier Campo, en rueda de prensa durante el congreso que se celebra en Bilbao / EP

Los disturbios lastrarán las inversiones a medio plazo en Cataluña

La Aecoc explica que los niveles de consumo apenas sufrirán si la situación se calma, pero que el daño ya está hecho

3 min

Los recientes disturbios en Cataluña tendrán un impacto destacado en las inversiones a medio plazo. Así lo cree el presidente de la Asociación de Empresas de Gran Consumo (Aecoc), Javier Campo, que anota que los incidentes ya han afectado al turismo, aunque apenas se notarán en los niveles de consumo si la situación no se alarga en el tiempo.

Campo ha dicho que "las empresas necesitan estabilidad, y todo esto [los disturbios] no permite un escenario en el que uno pueda plantearse invertir" en Cataluña. "Es un efecto acumulativo que en los próximos años se seguirá viendo" y, de hecho, en los últimos años se observa que las inversiones en la región son "cada vez más restringidas".

Fuga de empresas de Cataluña

En la misma línea, el presidente de Aecoc ha recordado que en dos años se han producido "4.000 salidas netas" de empresas que han decidido dejar de tener su sede en Cataluña. Pero, "afortunadamente", no hay ningún boicot a productos catalanes en el resto de España ni a productos del resto de España en Cataluña, según ha dicho en Bilbao, en el congreso anual de la entidad.

Durante el acto, ha abordado otras cuestiones, como que España tiene un "riesgo medio-alto" de "japonizarse", por lo que se debe aumentar el crecimiento potencial y eso requiere de un Gobierno "estable y que acierte". Ha indicado que medidas como la subida de SMI o de los funcionarios han mejorado la renta de las familias, pero ha advertido de que cuando la renta crece porque viene de subidas salariales y no porque crece el empleo, eso "va al ahorro" y no al consumo".

Retrasar la jubilación

En su discurso, ha advertido de que las exportaciones están "paradas" y que se está "perdiendo competitividad". Además, se ha mostrado favorable, ante la caída de población activa, a retrasar la edad de jubilación y ha indicado que no se puede pensar que el sistema de pensiones va a ser sostenible si no se adopta esa medida. Eso sí, 

Además, se ha mostrado favorable a flexibilizar el mercado laboral, pero no para que sea "más precario", sino para acoplar las horas a los picos de actividad o eliminar "la rigidez de las subidas salariales porque perjudican la calidad del empleo". También ha llamado a abordar el paro estructural y ha sugerido que faltarán inmigrantes de manera "ordenada e inteligente" para progresar.