Directivos de la 'trama de las vacunas' buscan reprobar al presidente de Cofares

Los consejeros salpicados por el acaparamiento de Bexsero urden una rebelión interna para frenar la depuración de responsabilidades

El presidente de Cofares, Juan Ignacio Güenechea, y los consejeros que buscan su reprobación / CG
04.01.2018 00:00 h.
6 min

Fractura total en el seno del consejo rector de la cooperativa de distribución farmacéutica Cofares. El motivo es el bloqueo impulsado por los consejeros implicados en la trama de distribución irregular de la vacuna infantil Bexsero contra las medidas de transparencia y exigencia de responsabilidades impulsadas por el presidente, Juan Ignacio Güenechea. Un grupo de siete consejeros, liderados por Aquilino Rodríguez --directamente señalado en la investigación de la trama del profiláctico--, han convocado una asamblea general extraordinaria el 8 de febrero con una propuesta de reprobación del dirigente máximo en el orden del día.

Los siete consejeros en clara rebeldía contra el presidente son: Eduardo Pastor, de Madrid, vicepresidente; Carlos Valera, de La Coruña; Emilio Martínez, de Madrid; Gaspar Linares, de Barcelona; Aquilino Rodríguez, de Zamora; José Rodríguez, de Sevilla; y Mikel Gastearena, de Bilbao.

El pasado 20 de diciembre, en el transcurso de una reunión del consejo rector de Cofares, Güenechea propuso aplicar medidas disciplinarias contra el consejero Aquilino Rodríguez y el miembro de la Comisión Interterritorial de Madrid Juan Luis Longobardo.

Ambos están señalados por participar en una trama de distribución irregular de la vacuna infantil Bexsero, de la que habían acaparado dosis para distribuir en sus farmacias en contra de las normas de comercialización establecidas por la cooperativa.

Familiares

En esa trama estarían implicados la mujer de Longobardo, Ana María García Hernández, y el hermano de Aquilino Rodríguez, Emilio Rodríguez, ambos directivos comerciales. Según fuentes cercanas a la investigación interna, los dos empleados relacionados con los consejeros habrían hecho asignaciones de la vacuna a favor de sus familiares, contraviniendo la operativa habitual de Cofares.

Tras conocerse esos hechos, Güenechea propuso el despido de ambos directivos y la puesta en marcha de una amplia investigación sobre el caso Bexsero, además de otras medidas de transparencia como prohibir la contratación de familiares directos de los miembros del consejo rector.

Las propuestas del presidente fueron bloqueadas por la acción de los siete consejeros citados. Fuentes internas de la firma líder en distribución de fármacos señalan que incluso hubo amenazas por parte de algunos consejeros para hacer desistir al presidente en su decisión de imponer sistemas de control y transparencia en la gestión de Cofares y llegar hasta las últimas consecuencias en la investigación de las supuestas malas prácticas.

Amenazas al presidente

Esas fuentes hablan de amenazas claras de los implicados en la trama contra Güenechea. Se le alertó, siempre según el mismo relato, de que se le “destruiría su reputación”, así como de que se iba a forzar una asamblea de socios del grupo cooperativo para lograr su reprobación. De acuerdo con la información obtenida por este medio, los consejeros rebeldes contaban con suficientes apoyos para lograr el control de la asamblea.

Juan Ignacio Güenechea lleva seis meses en el cargo, desde las elecciones del pasado julio, y desde el primer momento de su mandato puso en marcha medidas de control de la gestión para garantizar la transparencia de todas las operaciones del grupo, que factura más de 3.000 millones de euros al año y es el primer distribuidor de medicamentos de España.

Lo que parecía un modelo de gestión moderna y transparente se ha vuelto en su contra de su impulsor desde el momento en el que ha colisionado con intereses ocultos dentro de la organización. De hecho, uno de los reproches que los díscolos formulan contra Güenechea es que haya creado una comisión de cumplimiento para revisar toda la operativa usual de Cofares o que haya propuesto medidas concretas para asegurar el buen gobierno de la compañía y la legalidad de todas las operaciones. También se le acusa de que la irregular trama de las vacunas haya salido a la luz.

Acaparamiento

En el curso de la investigación de esa comisión se descubrió el montaje existente para la distribución irregular de la vacuna Bexsero en la que unas pocas farmacias, algunas en poblaciones de apenas 700 habitantes, como la que es propiedad del rebelde Aquilino Rodríguez, recibían cientos de dosis, en una clara operación de lucro personal en contra de los intereses del resto de los socios de la cooperativa, que esperaban meses para recibir el producto solicitado.

A medida que ha trascendido el proceder de los altos directivos afectados por las irregularidades, cada vez es mayor el número de farmacéuticos socios de Cofares que han iniciado protestas contra la actuación de los consejeros rebeldes, según ha podido saber Crónica Global, que fue el primer medio español en descubrir la trama.

En las redes sociales también surgen cada vez más muestras de rechazo contra una minoría de la organización por aprovecharse de una serie de malas prácticas instauradas en la compañía para beneficiarse de manera personal y en contra del resto de los socios.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información