Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Acceso digital con dispositivos móviles / PEXELS

Digitalización de empresas, ¿cómo empezar?

Con unos sencillos consejos podemos empezar con el proceso de transformación y evolución de nuestro negocio a través de un plan de actuación adaptado

4 min

En un contexto de cambio constante, la evolución tecnológica ha cobrado especial protagonismo a todos los niveles posibles. Y el ámbito mercantil no iba a suponer una excepción. Los negocios se han visto obligados a adaptarse a este nuevo entorno y la digitalización juega un papel estratégico en dicho proceso. La mayoría somos conscientes de la importancia de contar con un buen alojamiento web para la página de nuestro negocio. Y es que de él dependerá la facilidad y la fluidez con la que los clientes potenciales naveguen por dicho espacio. Es por ello que resulta vital disponer de un servicio de hosting profesional, seguro y fiable, como el que ofrecen empresas punteras en el sector como Webempresa. Y si el hosting es importante, optar por un sistema operativo que se adapte a nuestras necesidades no resulta menos importante. Cuenta con multitud de opciones entre las que destaca cloudlinux.com.

No obstante, este proceso de transformación y evolución va mucho más allá y requiere un completo y detallado plan estratégico. Plan que, por otro lado, debe contar con la tecnología, los clientes y el propio tejido productivo (trabajadores) como pilares centrales. A continuación, te ofrecemos unos sencillos consejos para ayudarte a comenzar el proceso.

Plan de actuación a la medida

Deshacerse de cualquier tipo de prejuicio e inhibición digital. En muchas ocasiones, lanzarnos a territorio desconocido nos genera multitud de miedos e inseguridades, en la mayoría de casos no infundados. Es por ello que debemos tomar conciencia de que este proceso requiere partir desde cero.
Analizar la situación y no dejarse guiar, exclusivamente, por proyectos existentes. Fijarse en otros modelos de éxito no tiene por qué ser algo negativo per se. No obstante, debemos hacerlo teniendo en cuenta nuestro sector, el tipo de clientes y sus necesidades y el capital humano de la propia empresa.
Tener claro nuestros objetivos para poder trazar el mejor plan de actuación posible en función de las necesidades existentes. De nada sirve construir un barco si luego lo botamos a la deriva.
Establecer personal cualificado y medios para cumplir los objetivos planteados. Es lógico sentirse perdido en un ámbito totalmente desconocido. Por ello es importante tener en cuenta que todo cambio implica un esfuerzo, tanto económico como profesional. Las buenas ideas son solo eso, buenas ideas, si finalmente no llegamos a materializarlas.
La Transformación Digital, bien planificada, debe redundar en un crecimiento empresarial. Y es que, precisamente, todas las actuaciones llevadas a cabo están pensadas para aumentar nuestra productividad en un entorno de constante cambio y fluctuación.

La clave del éxito reside en nosotros

Como habéis podido leer, gran parte del éxito de cualquier proceso de digitalización empresarial pasa por fomentar la resiliencia y, en definitiva, la proactividad. Y es que no solo basta con "hacer propio" un modelo de negocio exitoso. Sin la visión y actitud adecuadas nada de lo anterior cobra sentido.

Una vez comprendido y asimilado el camino a seguir, la transformación resultará más intuitiva y fructífera y el porcentaje de éxito mucho más elevado. ¡Es hora de globalizar nuestros negocios!

--

Contenido patrocinado