Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una de las oficinas de la multinacional tecnológica GoDaddy, que asesora en procesos de digitalización empresarial / GODADDY

La digitalización empresarial iniciada durante la pandemia despegará en 2021

Se espera un despliegue aún mayor del comercio electrónico, pero la clave estará en la transformación de las compañías también en su estructura interna

5 min

Un año después de la declaración del estado de alarma por la pandemia de coronavirus, gran parte de las empresas se ha sumado en mayor o menor medida a la transformación digital para adaptarse a la situación. El Covid aceleró un proceso que ya no tiene marcha atrás, y es que, según prevén las empresas del sector digital, 2021 será un año en el que no solamente va a llegar un despliegue mucho mayor del comercio electrónico, sino que las compañías se transformarán en todos los ámbitos para explotar nuevas oportunidades para mejorar la productividad.

“La clave será ir hacia lo digital con todas las posibles soluciones que mejoren la eficiencia de la empresa”, señala Gianluca Stamerra, director de GoDaddy en España, Francia e Italia. Desde que empezó la emergencia sanitaria, la multinacional estadounidense, que se dedica al alojamiento de dominios web y a la consultoría informática, ha recibido un alud de peticiones de negocios que quieren abordar su digitalización.

La digitalización integral

Según Stamerra, las ventas son el primer canal que las empresas intentan situar en internet en una situación como la actual. Sin embargo, el potencial va más allá: “Puede tocar todas las funciones de un negocio, por supuesto la venta y la comunicación, pero también la parte financiera, los métodos de pagos, la gestión de recursos humanos…”

Por ello, considera que aplicar estos cambios de forma integral está permitiendo no solo aumentar la facturación, sino reducir pérdidas o ahorrar tiempo en procesos administrativos como la facturación para poder emplearlo a otras actividades. En un momento en el que gran parte de la economía está afectada por la crisis, el directivo se muestra convencido de que “la digitalización es la solución”, pero que esta debe ser entendida “en un sentido más amplio, en todos los canales”.

Nuevo auge del cibercomercio

Después de un año en el que las compras por internet han batido todos los récords, la multinacional tecnológica tiene claro que en 2021 este proceso va a tomar una aceleración aún mayor. “El e-commerce va a despegar todavía más. La tendencia es que va a ser el año de despegue de las plataformas de e-commerce”, apunta Stamerra.

Este no será el único cambio que se vivirá este año, que también vendra marcado por una renovación de las webs para mejorar la experiencia de usuario y darles un diseño web adaptable a todas los formatos de pantalla por la creciente presencia de los móviles. Otra de las claves será la expansión de los certificados de seguridad SSL: muchos portales todavía no lo usan, pero buscadores como Google posiciona mejor las webs marcadas como seguras, algo esencial especialmente si se vende en internet por tienda propia.

La restauración, preparada

A pesar de que los sectores de la restauración y la hostelería son los que han sufrido el mayor impacto de la pandemia, según Stamerra, “curiosamente eran los que estaban más preparados”. Esto se debe a que, en muchos casos, este tipo de establecimientos ya tenía una página web, un canal en Instagram y estaban acostumbrados a tener un mayor presencia digital. “Son los que han intentado reaccionar de manera más intensa”, explica el director regional.

Pero más allá de los restaurantes y comercios, donde la compañía ha registrado uno de los mayores impulsos hacia su transformación virtual es en el deporte por el cierre de los gimnasios y el mayor interés por seguir rutinas sanas desde casa. “El mundo del deporte online ha explotado”, explica el ejecutivo, que detalla que varios de sus clientes han abierto plataformas de pago para dar clases de yoga o fitness. Un modelo que la multinacional ve extrapolable a otros tipos de emprendedores si se extiende el conocimiento para usar el abanico cada vez mayor de herramientas disponibles, puesto que la tecnología necesaria ya está lista para empujar la transformación de prácticamente cualquier negocio.