Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dos niños hacen los deberes en su casa durante el confinamiento / EUROPA PRESS

Digitalización y conciliación, asignaturas pendientes en la vuelta al cole

Padres, madres, alumnos y profesorado deben pasar un duro examen en un curso atípico

7 min

Faltan tres semanas para que millones de niños vuelvan a las clases y todavía hay muchas más sombras que luces. La reunión entre el Gobierno de Pedro Sánchez y las autonomías se producirá la semana que viene, y mientras algunas comunidades ya tienen listo su borrador, otras esperan las directrices del Ejecutivo.

En medio de este caos, la Comunidad de Madrid ya admite que habrá un inicio de curso semipresencial. Esto pone a prueba dos de los retos más importantes que tiene España y su Gobierno para esta legislatura: la digitalización, la brecha tecnológica y la conciliación familiar, pues miles de familias deberán hacer encajes de bolillos para tener a sus niños en sus casas. 

Brecha digital

Los alumnos españoles ya afrontaron un experimento el pasado marzo. Los profesores de todo el territorio nacional tuvieron que impartir clases a través de internet, hecho que dejó claro que España debe avanzar en digitalización, puesto que las clases de la enseñanza pública se suspendieron y en la gran mayoría de privados, también se dieron por finalizadas. Como parche, los estudiantes debían enviar sus deberes por las plataformas digitales, aunque, tal y como explican diversos profesores consultados por Crónica Global, el “caos” era generalizado debido a “que ni padres ni alumnos estaban preparados para estas tareas”.

Una chica en clase con un ipad / CG
Una chica en clase con un iPad / CG

Una de las razones se debe a que no todos los niños tienen acceso a una red de calidad ni tampoco a un ordenador para desarrollar sus tareas. En algunos casos, los hogares con más de un niño tenían serios quebraderos de cabeza, puesto que no había dispositivos para todos los miembros de la familia.

Largo recorrido

A pesar de que España es líder en infraestructuras digitales, los datos publicados por la Secretaría de Estado para el Avance Digital dictan que la conexión en todos los hogares aún está lejos de cumplirse.

El 99,5% de la población española puede conectarse a la banda ancha móvil 4G y el 81% puede acceder a internet a una velocidad superior a los 100 Mbps. Pero en la actualidad, más de tres millones de hogares no están conectados la red. Sólo el 5,2% de las personas desconectadas alega que carece de infraestructuras para este fin. En Cataluña, por ejemplo, la Secretaría detectó a más de 55.000 familias sin acceso a, tan solo, un ordenador.

La situación se repetirá

Tal y como explican los sindicatos consultados por este medio, “la situación se repetirá y es complejo que las clases se impartan online, puesto que la enseñanza pública no está preparada”.

Desde Edosoft, empresa especializada en la digitalización de las aulas, señalan que “la realidad es que no todos los centros educativos están preparados para ello". "Diríamos que las universidades son las que llevan la iniciativa en este sentido, pero los centros de enseñanza primaria y secundaria aún tienen trabajo por hacer”, remarca. Respecto a los cursos mejor preparados, subrayan que “por habilidad y naturalidad a la hora de manejar la tecnología, secundaria y formación superior son el entorno ideal para realizar una implantación 100% online”.

Un niño haciendo deberes con un ipad con su abuelo en casa / CG
Un niño haciendo deberes con un iPad con su abuelo en casa / CG

Conciliación complicada

Otro de los aspectos que más preocupan a asociaciones de padres y madres es la conciliación. Ceapa (Confederación de Asociaciones de Padres de Alumnos) remarca la necesidad de una mayor inversión en Educación. Así como también en otros asuntos preocupantes para las familias, como el futuro del servicio de comedor, o para afrontar la incertidumbre por la gestión de actividades extraescolares como el aula matinal, también conocida como madrugadores en algunas comunidades, ya que son servicios que no solo facilitan la conciliación familiar y laboral, sino que en casos como el comedor garantizan la única comida digna y saludable del día para muchos estudiantes.

Cabe recordar que Adecco realizó recientemente un estudio sobre la conciliación y desveló que el 67,8% de las personas tienen problemas para conciliar su vida laboral con la familiar y/o personal. 

Problema para las familias

La misma asociación de padres destaca que el inicio del curso supondrá un quebradero de cabeza para miles de progenitores que se verán obligados a buscar una nueva fórmula en su conciliación. “Hay muchas familias que por su situación laboral no pueden teletrabajar. Eso conlleva a que, si hay situación de clases online, se vean obligados a contratar a un cuidador o dejar a cargo a los abuelos, que están en los grupos de más riesgo en caso de contagios”, subraya el pedagogo Raúl C. Flor.

Además, las asociaciones de padres y madres también resaltan el incremento en el gasto familiar que supondría hacer un curso online. Superaría los 900 euros por hogar, cifra que no es asumible para todos los bolsillos del país.

Destacadas en Business