Menú Buscar
Teletrabajo desde la cama y en pijama / CG

¿Por qué es tan difícil extender el teletrabajo en España?

Grandes firmas fomentan trabajar desde casa, pero la necesidad de interacción y de reconocimiento frenan a sus empleados a la hora de producir desde fuera de la sede de la empresa

7 min

El futuro del trabajo ya está aquí, y sigue siendo en la oficina. En la era de la cuarta revolución industrial hay coincidencias con la primera: es indispensable acudir al puesto de trabajo, al menos en España, donde solo el 27% de las empresas permiten el teletrabajo, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Todo apunta a que los motivos podrían ser más culturales que económicos, y así España está ocho puntos por debajo de la media europea en materia de teletrabajo. Según un estudio realizado por la plataforma Spaces en una muestra de 1.000 españoles mayores de 18 años, el 19,7% de los encuestados suele trabajar desde casa. Lo curioso es que la mitad de los trabajadores consultados considera que el teletrabajo puede disminuir su rendimiento profesional.

De acuerdo con el informe, las causas de la dificultad del teletrabajo son diversas: el 27,8% tiene sensación de aislamiento, el 24,5% manifiesta inconvenientes técnicos, el 25,9% se preocupa por las tareas del hogar mientras trabaja, y el 17,6% pierde su tiempo en las redes sociales. En lo que más coinciden los encuestados (un 44%) es en las distracciones provocadas por los compañeros de piso o familiares con los que viven. 

Una madre trabajando en casa con su hijo en brazos

Una madre trabajando en casa con su hijo en brazos

Más concentración y creatividad fuera de la oficina

Laura Masa, responsable de organización y recursos humanos de Agbar, asegura que la empresa tiene actualmente una política de teletrabajo en su sede central. La misma consiste en ofrecer al trabajador realizar el 20% del tiempo de trabajo semanal desde su casa.

“Se trata de una modalidad de trabajo voluntaria, no acumulable y cuya distribución se puede hacer en una jornada completa o a medias jornadas”, explica. La elección de cuándo trabajar fuera de la oficina “debe estar consensuada con el responsable y los colaboradores del área”.

Desde Agbar indican que actualmente, cerca del 60% de los trabajadores está utilizando la modalidad de teletrabajo. En cuanto a la productividad aseguran que incrementa: “Se ha observado que las personas suelen escoger para trabajar desde casa aquellas tareas que requieren de mayor concentración o creatividad, evitando ladrones de tiempo presentes en la oficina”.

Una chica no puede trabajar debido a las interrupciones de sus compañeros

Una chica no puede trabajar debido a las interrupciones de sus compañeros

No estar disponible las 24 horas

Pero el ejemplo de Agbar parece no ser tan común para el resto de empresas, sobre todo las pequeñas y medianas. Nuria Gilgado, responsable de política sindical de UGT Cataluña, afirma que el teletrabajo no es algo que se esté desarrollando demasiado. Lo que preocupa al sindicato, más que incrementar esta modalidad, es regularla.  

“En el acuerdo interprofesional de Cataluña hemos empezado a trabajar este tema del trabajo desde casa, sobre todo para que los empleados que realicen estas tareas tengan garantías de sus derechos laborales”, comenta Gilgado.

La preocupación está en no trabajar de más: “Para nosotros, lo primordial es que aquellas personas que quieran hacer teletrabajo cuenten con una regulación mediante convenios colectivos y en los acuerdos empresa-trabajador. De lo contrario, puede convertirse en estar trabajando o estar disponible las 24 horas del día, y eso no debe ser así”.

Un día desde casa es suficiente

Al igual que en Agbar, la multinacional Hewlett-Packard (HP) ofrece a sus empleados de Barcelona trabajar el 20% de su tiempo desde casa, lo que equivale a un día a la semana. Pablo es ingeniero y trabaja en el departamento de impresión industrial digital de HP en las oficinas de Sant Cugat. En su caso, el teletrabajo es una gran ventaja, aunque asegura que acudir a la oficina le permite una interacción necesaria para sus tareas diarias, a nivel profesional y también social.

“Tengo a todo mi equipo en Barcelona, por lo que suelo ir cada día a la oficina. Es más fácil levantarme de mi puesto a hablar con un compañero a preguntarle algo, que hablar por Skype, para mí es importante interactuar”, asegura Pablo.

Pero también disfruta de la flexibilidad que le brinda la empresa. “A veces cuando estás en la oficina te interrumpen mucho, y hay ocasiones en que, si tienes que hacer trabajo solo, y no en equipo, soy más productivo en casa, así me puedo concentrar más y por más tiempo, a la vez que aprovecho ese día para hacer gestiones personales”.

La importancia del reconocimiento

Ejemplos como el de Agbar, donde solo un 60% disfruta de trabajar fuera de la oficina, invita a reflexionar sobre cuáles son las causas de la escasez del teletrabajo en España. Posiblemente, la falta de recursos o regulación de las pymes, o la poca flexibilidad de algunas grandes compañías, no son los únicos motivos.  

Una mujer trabajando des del comedor de su casa

Una mujer trabajando des del comedor de su casa

En este sentido, María Eugenia Juárez, psicóloga y experta en intervenciones sistémicas del Hospital Sant Pau, asegura que este análisis requiere de una mirada profunda a la cultura española.

La terapeuta destaca la necesidad de ser reconocido ante los demás, tanto en el entorno laboral como en el círculo social. “La demostración pasa por enseñar que se cumplen las horas de trabajo, que se tiene igualdad de condiciones laborales con el resto, y que el salario se gana dignamente. En este contexto, muchas veces trabajar desde casa no sería un trabajo desde la mirada del otro".

En la línea de la idiosincrasia española, Juárez realza la importancia de la interacción: “Compartir ese café o cerveza entre horas de trabajo con los propios compañeros es fundamental para muchos españoles. Al igual que el reconocimiento del otro, el generar lazos dentro del trabajo aumentaría la autoestima, y por lo tanto el orgullo propio y la felicidad”.