Menú Buscar
Dídac Sánchez, el curioso emprendedor, con una imagen promocional de su actividad de reproducción asistida / CG

El curioso emprendedor Dídac Sánchez repliega sus negocios

Liquida sus sociedades dedicadas a la intermediación financiera y su instituto de reproducción asistida tras trasladarse a Ucrania

06.06.2018 00:00 h.
6 min

“Nada dura para siempre”. Esta es la conclusión a la que llega el curioso emprendedor Dídac Sánchez en el último mensaje que ha compartido a través de las redes sociales. Una intervención en la que carga contra sus antiguos allegados, a quienes acusa de robarle una idea de negocio aprovechándose de la diferencia de edad. En ese momento, a mediados de marzo, aseguraba que había aprendido una lección. Tres meses después empieza a replegar velas en su extensa red de negocios que le valió el título de emprendedor dinámico y ahora vive "entre Ucrania y España", tal y como indica en conversación con Crónica Global.

"Yo soy de mi tierra, pero trabajo en el país en el que considero que se da más oportunidades a un joven empresario", añade. Asegura que en España no se ha respetado este perfil y que ello le ha conllevado fracasos. Ahora ha iniciado los trámites para liquidar su división de intermediación financiera radicada en la plaza Francesc Macià de Barcelona. La mercantil que inscribió como un “grupo” empresarial y que nunca llegó a despuntar. Ni siquiera presentó las cuentas en el registro en los años en los que estuvo en activo. 

Instituto de reproducción asistida

Tampoco ha acabado con éxito la iniciativa de gestionar un instituto de exploración genética y reproducción asistida. El joven emprendedor explicaba en 2015 que se había aliado con la Clínica Iegra Tres Torres para llevar a cabo terapias de fertilidad. Un proyecto que a pesar de su publicidad nunca consiguió la autorización sanitaria necesaria para poder operar legalmente.

Realizó un centenar de terapias, entre ellas varias fecundaciones in vitro, aunque los responsables de Salud en Cataluña instaron en diversas ocasiones a cerrar el centro por una cesión de licencia ilegal. Manifestaron que el equipo de Sánchez no podía pretender tomar el testigo del antiguo laboratorio de la Clínica Tres Torres sin más, sino que debía pasar un proceso de evaluación como cualquier otro equipo. Le impusieron una multa de 45.000 euros. El emprendedor tildó de boicot la actitud de la Generalitat e intentó retomar sin éxito la actividad. Se queja de que a él nunca le dieron permiso de actividad y que sus sucesores en ese espacio sí la obtuvieron.

Escándalo de la gestión subrogada

Tampoco acabó demasiado bien su experiencia con la maternidad subrogada, un negocio que acabó con escándalo judicial. Fue pionero en asesorar y acompañar a parejas que querían pasar por este proceso en España. La denuncia de dos clientes acabó con Subrogalia, la empresa de Sánchez, condenada a indemnizarles con 88.500 euros.

Un juez de Barcelona apreció que existían incumplimientos graves por parte de la compañía que ofrecía el servicio. Carecía de los permisos necesarios para crear los embriones y mandarlos al extranjero para que se los implantaran a las madres gestantes. En este caso, en México. El magistrado reconoció que el grupo de Sánchez ni siquiera contaba con la infraestructura legal necesaria para el proceso. El emprendedor ha recurrido la resolución. 

Empresas en Ucrania y Latinoamérica

En su momento álgido explicaba que estaba al frente de 15 compañías en activo con las que facturaba 22 millones de euros anuales y que daba empleo a 48 personas. Incluso lanzó una campaña para sustituir a Miquel Valls en la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona hace tres años, cuando ni siquiera se habían planteado los comicios.

Con un pasado conflictivo a sus espaldas, en los últimos años su exposición pública ha ido a menos. Aún mantiene algunos negocios en marcha como la firma de gestión de reputación on line Eliminalia o la consultora legal on line Legisdalia. Asegura que el trato recibido en el país propició que trasladara todas sus actividades que siguen en marcha a Latinoamérica y Ucrania, donde actualmente opera. 

Las polémicas en las que sus compañías han estado involucradas han pasado factura a su credibilidad como empresario en España. Una acusación de la que Sánchez se defiende: "Que la gente llegue a facturar cinco millones de euros y luego hablamos, yo estoy aquí y doy la cara". Su imagen actual dista de la que tenía cuando se presentó en sociedad.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información