Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Oficinas centrales de Desigual en la Barceloneta / EFE

Desigual pierde 83 millones en 2020

La compañía espera recuperar la normalidad total en 2022, dado que en la actualidad aún tienen un 50% de sus tiendas afectadas por cierres totales o parciales

3 min

La firma de moda Desigual perdió 83 millones de euros en 2020 frente a los 7,5 millones de beneficio que registró en el ejercicio anterior. Esta situación se debe al impacto de la pandemia, que ha provocado una caída de las ventas de un 38,8%, hasta situarse en los 360 millones. La tienda de ropa tiene presencia en los países donde más han afectado las restricciones y cierres impuestos para combatir la pandemia.

En este sentido, el 65% de sus ventas se realizan en España, donde tuvo que cerrar un 28% de los días que eran de apertura; Francia (33%), Italia (26%) y Alemania (22%). A esta realidad se le une la caída del tráfico en los períodos entre las diferentes olas y la falta del turismo. Este impacto supuso que las ventas en las tiendas físicas disminuyeran un 45% en el ejercicio 2020.

“Año excepcional”

El director general de Desigual, Alberto Ojinaga, ha explicado en un comunicado que 2020 ha sido un año "absolutamente excepcional y complejo", con un impacto enorme de la pandemia en sus principales mercados, aunque se espera volver a los resultados satisfactorios este mismo 2021.

Durante el año pasado la empresa ha seguido con su apuesta de expansión digital internacional. En este sentido, las ventas del canal digital de Desigual representan ya un 28% de la facturación total, con un crecimiento de las ventas en línea del 48,6%. Sin embargo, esta situación no ha compensado el impacto de la pandemia. En 2020 Desigual expandió su negocio digital a 108 países nuevos y tiene en mente  llegar a un total de 119 mercados durante el primer trimestre de 2021.

Esperanza en 2022

Desigual ha cerrado 2020 con una posición de caja positiva de 108 millones de euros, lo que significa una "estructura financiera saneada y sin endeudamiento". En este sentido, Ojinaga ha afirmado que: "Estamos preparados para un 2021 complicado". Esta situación se explica por el hecho de que día de hoy todavía tienen casi un 50% de las tiendas afectadas por cierres totales o de fin de semana.

Según Ojinaga, si el proceso de vacunación permite un verano estabilizado, su previsión es retornar a los beneficios este mismo año y recuperar la normalidad en 2022. Entre los objetivos de la compañía está que en 2023 la suma de las ventas a través del canal digital y las procedentes de fuera de Europa representen un 60% de la facturación total, porcentaje que ahora está en un 45%.