Menú Buscar
Recesión de la economía en Europa / Pixabay

La demora en las medidas provocará la recesión económica en el segundo trimestre

El sector del turismo y la quiebra de empresas son los dos aspectos que más preocupan a corto plazo

6 min

España entrará en recesión en el segundo trimestre. El coronavirus se ha llevado por delante el equilibrio económico de nuestro país y del resto de potencias económicas. No obstante, los economistas ya atisbaban cierta flaqueza en las arcas de los Estados y en las carteras de los inversores. Pero no de tales magnitudes.

Basta con repasar los datos que publicó Alemania. La pandemia del Covid-19 hundió la confianza de los inversores institucionales alemanes hasta mínimos de 1991, fecha en la que el Centro de Investigaciones Económicas Europeas de Leibniz (ZEW por sus siglas en alemán) comenzó a elaborar su índice para medir el sentimiento de los mercados, que se ha situado en -49,5 puntos. Este indicador es uno de los más importante a nivel macroeconómico por la influencia del país teutón a nivel inversor sobre el resto de naciones europeas.

Recesión

Dentro de nuestras fronteras, y a pesar de las medidas de Pedro Sánchez que provocaron un subidón bursátil, las perspectivas tampoco son halagüeñas. De hecho, se espera que nuestra economía entre en recesión a partir del segundo trimestre de 2020. Así lo confirma Comisiones Obreras. Su secretario general, Unai Sordo, aseguró que la epidemia de coronavirus llevará a España a la "recesión en los próximos meses".

"Vamos a entrar en una situación de paralización de la economía", aseveró el líder de Comisiones Obreras. Sordo también sostiene que el "reto" es amortiguar el efecto a corto plazo de esta crisis, evitando la destrucción de empleo y el cierre de empresas.

Otra institución que cree que la recesión aterrizará en nuestra economía es Esade. Los economistas Pedro Aznar y Pedro Rey, además, puntualizan que será en el segundo trimestre de 2020 cuando España toque fondo económicamente hablando. No obstante, afirman que al tratase de una crisis “tan rápida” es pronto para hablar de “cifras concretas”.

Mal manejo de tiempos

Lo que sí tienen claro ambos expertos son los tiempos utilizados en la crisis. Ambos economistas sostienen que "no se han manejado de manera correcta" y que las medidas “han sido insuficientes” y, además, se han lanzado tarde, ya que “los gobiernos han actuado demasiado despacio”. Además, reprochan que las instituciones europeas no hayan mostrado un “liderazgo fuerte”.

Darrell Delamaide, analista de Investing.com, también culpa a los bancos centrales de haber tardado demasiado en lanzar nuevas reglas al sistema. “Lagarde y Powell han demostrado no estar a la altura de la tarea, ya que sus respuestas para frenar el impacto económico de la pandemia del coronavirus se han estampado espectacularmente, robándole a los participantes del mercado los últimos atisbos de confianza que pudiera quedarles en los dirigentes de los bancos centrales”.

Inconexión europea

Los dos expertos de Esade creen que “los países europeos han ido cada uno por su cuenta” y no se ha gestionado la crisis desde la unidad, algo que a “buen seguro” hubiese contrarrestado los efectos negativos del coronavirus de mejor manera.

A pesar de ello, Esade aplaude la flexibilidad que ha mostrado la Comisión Europea con los objetivos de deuda de los países que peor lo están pasando tras el brote de Covid-19 y con las medidas del Banco Central Europeo.

Quiebra de empresas

Dada por sentada la recesión en España, el turismo y las aerolíneas serán los dos sectores que más sufrirán. En un informe de Natixis se indica que "el principal golpe para España es el turismo, que representa el 11% de su PIB". Mirabaud, por su parte, atisba que este sector se vea “gravemente comprometido” por los efectos del coronavirus.

En cuanto a las aerolíneas, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo emitió un informe en el que revela que en torno al 75% de las compañías aéreas solo dispone de liquidez para hacer frente a gastos corrientes durante menos de tres meses.

De hecho, la patronal espera que se produzcan quiebras en aerolíneas y alaba movimientos realizados por el Gobierno de Roma para rescatar la línea aérea nacional, que abre las puertas “a un espinoso debate al que los políticos deben hacer frente”. IATA también deja caer que la bancarrota de empresas se produzca en otros sectores.