Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una camarera limpia vasos en un bar de Barcelona, donde se implantará el pase Covid / EP

Macrodemanda contra el pasaporte Covid en Cataluña

Un bufete de Barcelona quiere tumbar en el TSJC el pase de vacunación para bares, restaurantes y gimnasios, como ocurrió en el País Vasco, por "indiscriminado"

5 min

Primera macrodemanda contra el pasaporte Covid en Cataluña. Un bufete de abogados de Barcelona busca comerciantes que quieran ayudar a tumbar la obligatoriedad de presentar el código QR de vacunación en la entrada de bares, restaurantes, gimnasios y geriátricos, como ocurrirá en Cataluña a partir del viernes si el Tribunal Superior de Justicia (TSJC) lo avala. Lo ven "indiscriminado". 

El despacho de Francesc Feliu, un abogado especializado en negligencias médicas, busca a botiguers que quieran impugnar la orden de la Generalitat de Cataluña, que impondrá el pase Covid en la entrada de los establecimientos de pública concurrencia a partir de este viernes. Quiere, asegura, repetir lo que ocurrió en el País Vasco, donde el TSPJ anuló la misma orden del Ejecutivo regional de Euskadi. 

La restauración, invitada

El intento del letrado de derribar el código QR obligatorio en la entrada de bares, restaurantes, gimnasios y geriátricos, si el TSJC la avala, se dirige a los sectores afectados por esta exigencia en ciernes. 

Entre otros sectores, se centra en la restauración, la industria que se verá más afectada por la medida, por cuanto el pasaporte Covid ya rige en el ocio nocturno en Cataluña desde el 8 de octubre, cuando el Govern permitió la reactivación de los interiores de discotecas y salas de fiesta con, también, el pase que certifica la vacunación. 

Abogado: "Va de derechos fundamentales"

En conversación con este medio, el abogado Francesc Feliu ha subrayado que su acción judicial se basará, si el TSJC aprueba el pase Covid, en la "protección de derechos fundamentales". El letrado recuerda que el salvoconducto "no puede usarse en todo un territorio ni con incidencias menores a 500 casos", según decretó el Tribunal Supremo en septiembre. 

Asimismo, el profesional enfatiza que la obligatoriedad del QR "discriminará a las personas que hayan pasado el Covid y tengan inmunidad natural", cuando el reglamento comunitario que lo posibilitó prohibía explícitamente su uso contra colectivos de personas. "El crecimiento de la incidencia y el acceso a establecimientos públicos no tienen vínculo directo, como ha quedado claro en estos meses de apertura de interiores", ha apostillado. 

Avalado por el sector

La demanda colectiva contra el pasaporte Covid en Cataluña, que ayer generó un enorme interés en distintas industrias --el abogado Feliu tiene "correos electrónicos de más de 100 interesados en pocas horas"-- llega cuando las patronales han avalado la medida para frenar la sexta ola del coronavirus, siempre que ésta evite nuevos cierres gubernativos. 

Han dicho sí al código QR en la puerta de los locales, por ejemplo, el Gremio de Restauración de Barcelona, que ha dado luz verde a la iniciativa siempre que no se den pasos atrás en materia de horarios de apertura y acceso a los interiores de los locales. 

Precedente de Euskadi

Sea como fuere, el aval de las organizaciones empresariales no es óbice para que el certificado digital en Cataluña encaje su primera carga de profundidad. Si el TSJC da el visto bueno a la exigencia del Govern, el pase comenzaría a regir a partir de esta misma semana, salvo que la nueva demanda lo anule. 

La situación sería entonces calcada a la del País Vasco, donde la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia rechazó la exigencia del certificado digital en el ocio nocturno y locales de más de 50 comensales. Lo había pedido el Ejecutivo autonómico, que tras el revés judicial ha decidido no recurrir pese a la avalancha de contagios con Covid-19 en este territorio.