Menú Buscar
Imagen de un bloque de pisos en el barrio de Diagonal Mar de Barcelona / CG

El decretazo de vivienda de Cataluña entra en vigor

El 'plan de choque' contra la emergencia habitacional abre la puerta a expropiar pisos a los propietarios de 15 o más viviendas, aunque sean particulares

4 min

El decretazo de la Generalitat de Cataluña sobre vivienda ya está en vigor. El plan de choque del Gobierno catalán para mejorar el acceso a un techo forma parte de la normativa autonómica del sector desde hoy lunes, 30 de diciembre. El texto incorpora medidas tan polémicas como la posibilidad de expropiar pisos a los propietarios de 15 o más viviendas que las tengan dos o más años desocupadas, aunque éstos sean particulares.

Quizá por ello, el decreto [consultar aquí], que modifica la Ley autonómica 18/2007 del derecho a la vivienda, ha causado auténtico pavor a los inversores. Los intermediarios del sector inmobiliario han alertado de que la puesta en marcha de este paquete de medidas provocará dos efectos inmediatos. Uno, la parálisis de las nuevas promociones, ya que las firmas evitarán construir por el peaje de hasta el 50% de vivienda social que tendrán que ofrecer en trama urbana consolidada. Y dos, una reducción del parque de alquiler, pues estos mismos multipropietarios evitarán poner unidades en alquiler para sortear la exigencia de ofrecer arrendamiento social a las familias vulnerables.

Polémico

En efecto, el decretazo del Govern de Quim Torra recoge esta obligatoriedad. Los propietarios de 15 o más unidades están obligados desde hoy a ofrecer un contrato de alquiler asequible a las familias que lleven seis meses o más ocupando una de sus viviendas en el momento de entrada en vigor del decreto. La misma medida regirá para las personas que acrediten una situación de vulnerabilidad y venza el acuerdo con el propietario. En ambos casos la extensión social deberá alcanzar hasta siete años. 

Hay más. Los grandes tenedores --propietarios de 15 o más apartamentos en el mercado-- que tengan una cartera sin operar, vacía, se enfrentan al riesgo de que las unidades sean expropiadas por la Generalitat y se incorporen a la bolsa de viviendas de protección social. Ello ocurrirá si los pisos permanecen desocupados durante más de dos años. La novedad que introduce el decreto es que los particulares con 15 o más viviendas también quedan incluidos en esta posibilidad.

Segundo intento del Govern en vivienda

Cabe recordar que el decretazo sobre vivienda que entra hoy en vigor es el segundo gran intento del Govern de impulsar una medida estrella en vivienda en Cataluña. La primera, presentada en mayo, se centraba en la limitación del precio del alquiler en los barrios más vulnerables del territorios. No obstante, la iniciativa de Junts per Catalunya y ERC naufragó en el Parlamento catalán por falta de apoyos. Muchos grupos alegaron entonces que el Gobierno catalán había lanzado el decreto a las puertas de las elecciones. 

El empecinamiento del Ejecutivo autonómico en intervenir el mercado de la vivienda en Cataluña, de forma "populista" según algunos expertos, se suma a la tendencia del gobierno municipal de Barcelona, que aprobó en 2018 una tasa del 30% en nuevas promociones y grandes rehabilitaciones de viviendas en Barcelona. La medida, controvertida desde el punto de vista legal, ha provocado una caída de las nuevas construcciones de bloques de pisos en la ciudad condal.