Menú Buscar
Gerardo Pisarello (i), primer teniente de alcalde de Barcelona y Amadeu Recasens (d), comisionado de Seguridad del ayuntamiento, durante la presentación del plan de acción.

Decepción de vecinos y comerciantes ante el plan de acción contra el 'top manta' del ayuntamiento

El Consistorio de Barcelona no anuncia medidas nuevas, sino que intensificará las ya existentes

Margalida Vidal
4 min

El Ayuntamiento de Barcelona ha presentado este jueves un plan de acción contra el top manta, que no incluye nuevas medidas, sino que intensifica las ya existentes. Las asociaciones de vecinos y comerciantes de la ciudad lo consideran “insuficiente” y se han mostrado decepcionadas e impotentes ante la “saturación” del espacio público que provoca la presencia de los vendedores ambulantes. 

Mayor presencia de agentes de la Guardia Urbana, ampliación del plan de ocupación para los vendedores, una campaña de concienciación para los compradores y trabajar conjuntamente con el resto de municipios y administraciones donde se produce el fenómeno. Estos son los pilares del plan, que pretende afrontar la especial acumulación de manteros durante el verano.

¿Desalojos?

“No todo vale, pero si se tiene que desalojar alguna zona se hará; no se puede descartar ninguna respuesta policial”, ha explicado en rueda de prensa el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello. La zona que más vendedores ambulantes presenta es la Barceloneta, donde se estima que puede haber hasta 800.

Sin embargo, son conscientes de que “no existe ninguna receta mágica” y de que es imposible solucionar "el problema en tres días". El ayuntamiento apuesta por la integración social de los manteros. Es por esto que amplía en 40 plazas el plan de ocupación para los vendedores, que contaba hasta ahora con 11.

“Estamos de acuerdo en que se promueva la ocupación de los vendedores, pero 40 plazas es ridículo”, se queja Maria José López Samper, presidenta de la asociación de vecinos de la Barceloneta. “La solución al problema es desalojar”, según Núria Paricio, directora de la asociación de comerciantes Barcelona Oberta. Asegura que el pequeño comercio de las zonas afectadas está perdiendo entre el 40% y el 50% de las ventas.

Declaración de intenciones

“Este ayuntamiento no permitirá el uso del espacio público para la venta ambulante no autorizada”, ha afirmado Pisarello. Los demás grupos municipales han cargado contra la intensificación de las medidas presentadas por el consistorio. “Es la misma declaración de intenciones de siempre y una decepción porque no se ha avanzado nada”, afirma Jordi Coronas, concejal de ERC y expresidente de la mesa municipal dedicada a abordar el top manta, que la alcaldesa liquidó la semana pasada.

Desde el ayuntamiento ven esencial atacar la raíz del problema: las redes de distribución de la mercancía que se vende, muchas veces relacionadas con “prácticas mafiosas”, según Pisarello. En este sentido, defienden la coordinación de los distintos cuerpos de seguridad.

Campaña de concienciación

“Hacer pedagogía con los turistas no solucionará el problema”, asegura Salva Vendrell, el presidente de la Fundació Barcelona Comerç. Lo ha hecho en referencia a la campaña de concienciación que lanzará el ayuntamiento a partir de mediados de julio, para promover el consumo responsable, disuadir a los turistas de comprar a los vendedores ambulantes y fomentar el comercio local.

Las multas para los compradores también se intensificarán; hasta 500 euros llegarán a pagar aquellos que sean pillados in fraganti. Pisarello ha atribuido al aumento de la afluencia de turistas la mayor presencia de vendedores, entre otros factores. Concejales de CiU, Ciudadanos y PP hablan de un “efecto llamada” provocado por la permisividad del consistorio.

Los comerciantes también aseguran que el acusado incremento de los manteros se ha producido por este motivo. Además, alertan de la diversificación de los vendedores: “Hay algunos que son vulnerables y lo hacen porque no tienen nada más, pero sabemos que otros tienen tiendas y vienen a vender aquí de forma ilegal”.