Menú Buscar
Naves industriales de Dcoop, cooperativa aceitera española / DCOOP

Dcoop descalabra su facturación con su agresiva estrategia de precios bajos

La mayor productora de aceite de España hunde sus ingresos hasta los 967 millones en 2018, un 10,4% menos que el ejercicio anterior

4 min

La cooperativa aceitera Dcoop ha hundido su facturación. El año pasado reflejó unos ingresos de 966,9 millones de euros en el conjunto de sus operaciones, o lo que es lo mismo, un 10,4% menos de lo que facturó durante 2017. Estos datos, dado a conocer en la Asamblea General Ordinaria de la compañía, refleja justo lo contrario a lo que pretendía la estrategia de precios descaradamente bajos que había puesto en marcha, según fuentes del sector. 

Dcoop es la mayor cooperativa de aceite de oliva y primer productor de España, ya que controla cerca del 20% del mercado. La cooperativa y su agresiva estrategia comercial ha sido acusada de ser la causante de una crisis en el sector del oro líquido, que se ha traducido en un hundimiento de precios generalizado. 

"Banalización" del aceite de oliva

Fuentes del sector del aceite señalan que Dcoop ha mantenido una estrategia sostenida durante todo el año basada en inundar el mercado con un producto a bajo precio. Ello ha fomentado "la banalización" del mismo en el segmento de marcas blancas, que ha convertido el aceite de oliva en un producto reclamo de las grandes superficies comerciales. 

Es de destacar, además, que el aceite de oliva es el único negocio que cae de entre los que participa la cooperativa. En cifras desagregadas por tipo de negocio, la facturación del oro líquido ha sufrido una caída del 20%. Ha pasado de ingresar 715 millones de euros en 2017 a conseguir 568 millones en 2018.

Aceite norteamericano

La caída de la facturación en el negocio aceitero de Dcoop se ha visto afectada igualmente por sus actividades en el mercado norteamericano, señalan estas fuentes. Dcoop tiene el 50% de la sociedad Pompeian, que lleva dos años arrasando a la baja los precios del aceite de oliva en Estados Unidos, un mercado premium acostumbrado a pagar precios altos por aceite de calidad y que es altamente rentable para operadores españoles e italianos.

La estrategia de Dcoop de vender "a cualquier precio" para lograr grandes volúmenes está afectando a los agricultores de sus cooperativas asociadas, que reciben igualmente precios muy bajos por sus cosechas. Fuentes del sector señalan que durante 2018 Dcoop pagó en torno a los 2,8 euros por kilo de aceite a sus socios cooperativistas, mientras que otras cooperativas olivareras relevantes pagaron por encima de los tres euros.

El peligro de los aranceles

El sector aceitero está especialmente alerta por los posibles aranceles que imponga Estados Unidos a la importación del aceite de oliva europeo. Ya hay en estudio una propuesta del Alto Representante de Comercio del país americano en este sentido dentro de la guerra comercial originada por las ayudas comunitarias a la fabricación de aviones civiles.

En este sentido, las mismas fuentes informativas especifican que Dcoop, a través de Pompeian, está maniobrando para lograr que unos hipotéticos aranceles afecten sólo a las importaciones de productos envasados y no a los graneles, que es precisamente la base de su negocio. Añadieron que entre agricultores, cooperativas, envasadores y comercializadores de aceite de oliva en España esta actitud se considera de "total deslealtad" con el resto del negocio aceitero al proponer opciones que sólo a ellos benefician.