Menú Buscar
El presidente de Dcoop, Antonio Luque, y el de Devico, Mardochée Devico / FOTOMONTAJE DE CG

Dcoop declara beneficios gracias a apaños contables

La sobrevaloración de una filial y el ahorro de costes financieros permiten la obtención de ganancias

3 min

Las cuentas del grupo aceitero Dcoop son una caja de sorpresas. Cuanto más se bucea en los números, más interrogantes surgen y más dudas se suscitan sobre la sanidad del que hoy por hoy es el mayor grupo aceitero de España. Sus tentáculos se extienden al otro lado del charco, con fuertes posiciones en Grupo Pompeian.

Dcoop declara en sus cuentas que el año pasado ganó 3,7 millones de euros. La suma en sí misma parece elevada, pero resulta muy homeopática si se tiene en cuenta que el grupo entero facturó 1.080 millones.

Espejismos contables

Lo cierto es que dicho beneficio es más aparente que real. En el balance existen varias partidas contabilizadas de forma discrecional que lo inflan. Por ejemplo, en la operación relativa a Pompeian, que ha consistido en aumentar la participación de Dcoop del 20% al 50%, intervinieron pagos en efectivo y en especie. Dcoop abonó 31 millones en metálico y le traspasó el 50% de su filial Mercaóleo, valorada en 14 millones.

Dado que la propia Dcoop en sus cuentas tenía su participación en Mercaóleo contabilizada a un precio inferior, tras el canje con Pompeian se apunta un ingreso financiero de 3,6 millones, que pasan directamente a nutrir los beneficios del grupo. Es una operación puramente contable, sin ingreso de un céntimo en sus cuentas.

Estimaciones subjetivas

También es altamente llamativo que todos estos tejemanejes se realicen sobre una compañía como la estadounidense, que el año pasado registró pérdidas.

El auditor de Dcoop advierte de que no se ha han constituido provisiones por tal déficit, debido a que la empresa no ha detectado ninguna pérdida por deterioro, pero subraya que todo el trasiego encierra una alta carga de subjetividad.

“La contabilización de este tipo de inversiones puede ser compleja por estar sujeta a estimaciones y juicios de la dirección, particularmente en entidades donde transacciones de ese estilo no ocurren de manera recurrente”.

Socios financiadores

Otro asunto no menor, también mencionado por el auditor, reside en las transacciones realizadas entre las empresas del grupo y las vinculadas, entre las que ya se incluye a Pompeian. Dichas transacciones consisten en la venta de aciete de oliva para su envasado y aceitunas.

El auditor señala un riesgo en los intercambios, “dado que la correcta determinación de la valoración de las transacciones puede afectar de manera significativa a las cuentas”.

Además de todo ello, el año pasado Dcoop se endeudó con sus cooperativistas en 50 millones adicionales. Es decir, son los socios de la cooperativa los que financian a ésta, de forma que Dcoop se ahorra los costes financieros que supondría acudir al mercado bancario, cifrados en unos 2 millones.