Menú Buscar
Sol Daurella, presidente de Coca-Cola Iberian Partners, y Antonio Costa, primer ministro portugués

Daurella cancela una inversión de Coca-Cola en Portugal por el impuesto a los refrescos

La embotelladora manda un aviso al resto de gobiernos que estudian crear tasas a las bebidas azucaradas

3 min

Coca-Cola European Partners, la embotelladora presidida por Sol Daurella, ha cancelado una inversión de 40 millones de euros para ampliar la fábrica Refrige de Portugal, situada en la localidad de Setúbal (en el sur). El motivo: la creación de un impuesto sobre las bebidas azucaradas en el país, según el diario Expresso.

El Gobierno luso incluyó en los Presupuestos de 2017 una tasa de nueva creación que varía entre los ocho y los 16 céntimos por litro. El director para Portugal de Coca-Cola European Partners, Andrés Curbelo, ha lamentado la “falta de información” sobre el impuesto. Confía, asimismo, que “la propuesta de ley sea modificada para minimizar el impacto social y económico de este escenario”.

Ocupación de 4.950 personas

Setúbal es una factoría con 265.000 metros cuadrados. Los planes de Coca-Cola pasaban por añadir otros 28.000 metros cuadrados de factoría con unas obras que se prolongarían durante cuatro años.

La embotelladora propiedad al 100% de Coca-Cola European Partners da empleo a 450 personas de forma directa. El impacto laboral indirecto beneficia a otros 4.500 trabajadores.

Aviso al resto de Gobiernos

El grupo que opera en toda Europa manda un aviso a navegantes para los gobiernos europeos que estudian introducir impuestos sobre las bebidas azucaradas como una vía de ingresos públicos más. Entre ellos, el Ejecutivo catalán de Carles Puigdemont, que ha anunciado su intención de recuperar una iniciativa que ERC puso sobre la mesa en la legislatura pasada pero nunca desarrolló. Por el momento, sólo ha realizado el anuncio.

Los Daurella controla de forma directa el 19% del capital de la mayor embotelladora del mundo de la marca de refrescos. Otro 15% está en manos de los accionistas minoritarios de Coca-Cola Iberian Partners y el resto lo controla la multinacional con sede en Atlanta. El 18% de forma directa y el 48% restante a través de la sociedad Coca-Cola Enterprises.

El reparto del capital se ejecutó en agosto de 2015, cuando se fusionaron las tres embotelladoras que hasta el momento operaban en Europa: Coca-Cola Enterprises, Coca-Cola Iberian Partners y Coca-Cola Erfrischungsgetränke.