Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una fábrica de Danone en imagen de archivo / EP

Danone ajustará su plantilla en 2.000 personas y potenciará la producción de proximidad

La multinacional de alimentación dotará de mayor autonomía a sus unidades locales para adaptarse a los nuevos hábitos de consumo

3 min

Danone aplicará un ajuste de su plantilla en todo el mundo de entre 1.500 y 2.000 trabajadores con la intención de contener costes y adaptarse a los nuevos hábitos de consumo surgidos a raíz de la pandemia de coronavirus. El grupo francés de alimentación también potenciará la producción de proximidad a través de la mayor autonomía de sus unidades locales.

La reducción de capacidad afectará a alrededor del 2% de la plantilla total de la compañía; un 25% será en su sede mundial. Danone también relocalizará parte de sus sedes globales, que se colocarán más cerca de la base de París, lo que permitirá el ahorro de unos 1.000 millones de euros al año, según ha informado la multinacional este lunes.

Aceleración de patrones

“La pandemia mundial ha acelerado una serie de patrones de la revolución alimentaria y ha alterado otros”, ha subrayado el CEO de Danone, Emmanuel Faber. Así las cosas, la compañía ha presentado un plan de adaptación que contempla la fórmula Local First, mediante la que se potenciarán las producciones con base en productos locales.

Esta fórmula dotará de mayor autonomía a las unidades locales, que dejarán de depender de una organización de categoría global, según ha indicado la empresa. “La diversidad de hábitos alimenticios arraigados en las culturas locales es ahora considerada como un factor clave de seguridad y resiliencia”, ha subrayado la firma de alimentación.

Más agilidad en las decisiones

Esa mayor autonomía de los centros locales redundará en más agilidad en la toma de decisiones. La remodelación generará un ahorro de 1.000 millones para 2023, de los que 300 serán a consecuencia de la reducción en el coste de compra de productos y 700 en costes generales y administrativos. Asimismo, la puesta en marcha del plan dejará costes por valor de 1.400 millones entre 2021y 2023.

"El crecimiento es una condición sine qua non de nuestro éxito", ha manifestado Faber. "Pero, en estas circunstancias nuevas, quiero insistir en la máxima importancia de la rentabilidad de nuestro modelo, ya que este año ha demostrado que la competitividad de nuestro negocio, de nuestras marcas puede verse desestabilizada por factores externos brutales”.

Este 2020, la multinacional espera cerrar el año con un margen operativo del 14% y obtener un flujo de caja libre de 1.800 millones pese a las previsiones complicadas de cara al último trimestre del año con una nueva oleada de contagios y más restricciones.